Herramientas para superar la co-dependencia

Ten en cuenta estas herramientas para superar la codependencia, esa que te apega a patrones que te destruyen.

Este fenómeno lleva a una pérdida de identidad, baja autoestima y dificultades para establecer límites saludables, pero, con las herramientas adecuadas, es posible superar este ciclo y recuperar la independencia emocional.

Reconociendo la co-dependencia

El primer paso para superar la co-dependencia es reconocer que existe. Algunas señales incluyen: sentirse responsable por los sentimientos y acciones de los demás, dificultad para expresar necesidades personales, miedo al abandono y sacrificio excesivo por el bienestar de otros. Tomarse el tiempo para reflexionar sobre las propias relaciones y comportamientos es esencial para iniciar el proceso de cambio.

Dificultad para establecer límites

Si te resulta difícil decir «no» a los demás o establecer límites claros en tus relaciones, esto podría indicar una tendencia hacia la co-dependencia. Encuéntrate sacrificando tus propias necesidades y deseos en favor de los de los demás, incluso cuando eso te cause malestar.

Preocupación excesiva por los demás

Si constantemente te encuentras preocupándote más por el bienestar y las decisiones de los demás que por los tuyos propios, esto podría ser una señal de co-dependencia. Esto se da en preocupaciones excesivas por los problemas de los demás, intentando controlar sus decisiones o comportamientos, o asumiendo la responsabilidad de resolver sus problemas.

Autoestima ligada a las opiniones de los demás

Si tu autoestima y sentido de valía personal dependen en gran medida de cómo te perciben los demás o de tu capacidad para ayudar o complacer a los demás, esto podría indicar co-dependencia. Buscar constantemente la aprobación externa o sentirte vacío sin ella son signos de esta dependencia emocional.

Miedo al abandono

Si tienes un miedo intenso al abandono y harías cualquier cosa para evitar que alguien importante en tu vida te deje, esto podría ser un signo de co-dependencia. Este miedo te lleva a permanecer en relaciones poco saludables o tolerar comportamientos abusivos con la esperanza de mantener la conexión con la otra persona.

Dificultad para expresar tus propias necesidades

Si te resulta difícil identificar y expresar tus propias necesidades, deseos y emociones en una relación, esto podría indicar co-dependencia. Puedes encontrarte sacrificando tus propias necesidades para mantener la armonía en la relación o por miedo a enfrentar conflictos.

Patrones de relaciones repetitivos

Si observas que tus relaciones siguen un patrón similar en el que te encuentras asumiendo un papel de cuidador o rescatador, mientras que tu pareja adopta un papel de necesidad o dependencia, esto podría ser un signo de co-dependencia.

superar la codependencia: Estableciendo Límites Saludables

Una parte fundamental para superar la co-dependencia es aprender a establecer límites saludables. Esto implica reconocer y comunicar de manera clara y asertiva nuestras necesidades, deseos y límites personales. Practicar el arte de decir «no» cuando sea necesario y priorizar el autocuidado es esencial para establecer relaciones equilibradas y satisfactorias.

  • Autoconocimiento: Antes de poder establecer límites saludables con los demás, es válido que te tomes el tiempo para reflexionar sobre tus propias necesidades, deseos y límites personales. ¿Qué es importante para ti en tus relaciones? ¿Cuáles son tus límites personales en términos de tiempo, energía, emociones y recursos? Conocerte a ti mismo te ayudará a identificar qué límites necesitas establecer en tus interacciones con los demás.
  • Comunicación clara y asertiva: Una vez que hayas identificado tus límites, hay que comunicarlos de manera clara y directa a las personas involucradas. Utiliza un lenguaje claro y específico para expresar tus necesidades y límites, evitando la ambigüedad o la vaguedad. Sé honesto y sincero en tus comunicaciones, pero también mantén un tono respetuoso y empático.
  • Practicar el arte de decir «no»: Decir «no» de manera asertiva y respetuosa es una habilidad importante para establecer límites saludables. Reconoce que es completamente válido y saludable decir «no» cuando algo no se alinea con tus necesidades, valores o límites personales. No te sientas obligado a complacer a los demás a expensas de tu propia felicidad y bienestar.
  • Reafirmar tus límites cuando sea necesario: Es posible que encuentres resistencia o presión por parte de otras personas cuando intentes establecer límites saludables. Mantén tu posición de manera firme y consistente, incluso si los demás intentan desafiarte o manipularte. Recuerda que tienes derecho a proteger tus límites y cuidar tu bienestar emocional.
  • Priorizar el autocuidado: Establecer límites saludables también implica priorizar tu propio autocuidado y bienestar emocional. Aprende a decir «sí» a las actividades y relaciones que te nutren y te hacen sentir bien, y aprende a decir «no» a aquellas que te agotan o te hacen daño. Recuerda que cuidarte a ti mismo no es egoísta, sino esencial para tu salud mental y emocional.
  • Buscar apoyo: Superar la co-dependencia y aprender a establecer límites saludables es un proceso desafiante. No dudes en buscar apoyo de amigos, familiares o profesionales de la salud mental que puedan brindarte orientación, apoyo y aliento a lo largo de tu viaje hacia relaciones más saludables y satisfactorias.

Cultivando la autoestima

La autoestima desempeña un gran papel en la superación de la co-dependencia. Trabaja en desarrollar una imagen positiva de uno mismo, reconociendo y valorando nuestras fortalezas y cualidades únicas. Esto implica practicar el autocuidado, fomentar la autocompasión y desafiar los pensamientos negativos que socavan nuestra confianza en nosotros mismos.

  • Comienza por hacer una autoevaluación honesta de ti mismo. Reflexiona sobre tus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Reconoce y acepta tus áreas de fuerza y ​​debilidad sin juzgarte duramente. Acepta que todos tenemos aspectos positivos y negativos, y que esta dualidad forma parte de la experiencia humana.
  • Dedica tiempo a identificar y reconocer tus fortalezas y cualidades únicas. ¿Cuáles son tus habilidades, talentos y logros? ¿Qué es lo que más te gusta de ti mismo? Haz una lista de estas cualidades positivas y utilízala como recordatorio de tu valía personal cuando te sientas inseguro o dudoso de ti mismo.
  • El autocuidado es esencial para fortalecer la autoestima. Dedica tiempo regularmente a actividades que te nutran y te hagan sentir bien contigo mismo, ya sea hacer ejercicio, orar, leer, practicar un hobby o simplemente relajarte. Prioriza tu bienestar físico, emocional y mental, y trata de mantenerte alejado de situaciones o personas que te hagan sentir mal contigo mismo.
  • Cultivar la autocompasión es clave para desarrollar una autoestima saludable. Trátate a ti mismo con amabilidad y compasión en lugar de ser crítico y autocrítico. Reconoce que eres humano y que cometes errores, y permítete aprender y crecer de ellos en lugar de castigarte por ellos. Practica la autocompasión al hablar contigo mismo de la misma manera amorosa que lo harías con un amigo querido.
  • Los pensamientos negativos socavan nuestra autoestima y perpetuar la co-dependencia. Aprende a identificar y desafiar estos pensamientos distorsionados y destructivos. Cuestiona su veracidad y busca evidencia que respalde pensamientos más realistas y positivos sobre ti mismo. Practica reemplazar los pensamientos negativos con afirmaciones positivas y constructivas.
  • Superar la co-dependencia y fortalecer la autoestima es un proceso desafiante. No dudes en buscar apoyo de amigos, familiares o profesionales de la salud mental que puedan brindarte orientación, apoyo y aliento a lo largo de tu viaje hacia una autoestima más sólida y positiva.

El poder curativo de la oración y la meditación

El poder curativo de la oración nos pone en un estado de meditación donde conectamos directo con Dios y hablamos con él, quedamos en sus manos y nos ayuda y orienta.

La oración, ya sea silenciosa o en voz alta, es un acto de comunicación con un poder superior que es Dios. Al elevar nuestras preocupaciones, gratitud o intenciones en oración, liberamos cargas emocionales y encontramos consuelo y guía. La oración nos ayuda a cultivar una actitud de aceptación, confianza y entrega, lo cual reduce el estrés y la ansiedad.

Numerosos estudios han demostrado los beneficios de la oración para la salud mental y física. Las personas que la hacen regularmente experimentan niveles más bajos de depresión, ansiedad y presión arterial. Además, la oración fortalece el sistema inmunológico, promover la curación de heridas y reducir el dolor crónico.

Meditar poniendo todo en manos de Dios

En el poder curativo de la oración entra la meditación, es una práctica que nos enseña a enfocar nuestra atención en el presente y a observar nuestros pensamientos y emociones sin juzgarlos. Al meditar, nos conectamos con nuestro centro interior y encontramos un espacio de calma en medio del caos externo.

La meditación tiene un impacto profundo en nuestro bienestar físico y mental. Reduce el estrés y la inflamación en el cuerpo, mejora la concentración y la claridad mental, y promueve un sueño más reparador. Además, la meditación nos enseña a ser más conscientes de nuestros patrones mentales y emocionales, lo que nos permite responder de manera más sabia y compasiva a los desafíos de la vida.

Tanto la oración como la meditación nos brindan la oportunidad de desconectar del ajetreo diario y conectar con algo más grande que nosotros mismos. Nos recuerdan que somos seres espirituales y que hay una fuente de sabiduría y paz dentro de nosotros, a la que podemos acceder en cualquier momento.

Incorporar estas prácticas en nuestra vida diaria se ve un desafío al principio, pero con consistencia y paciencia, se convertirán en un ancla de calma y claridad en medio de la tormenta. Ya sea que dediques 10 minutos por la mañana a la oración o que reserve un momento de meditación antes de acostarte, estarás dando un paso hacia el autocuidado y el bienestar holístico.

La oración y la meditación son regalos preciosos que nos recuerdan nuestra conexión con Dios y nos brindan la fuerza y la resiliencia necesarias para enfrentar los desafíos de la vida con gracia y sabiduría. Abraza el poder curativo de estas prácticas y descubre la paz interior que siempre ha estado esperando por ti.

Orando y conectando contigo en el aquí y ahora

Te muestro el poder curativo de la oración con esta:

Oración Meditativa de Conexión con Dios

Respira profundamente y siéntate en una posición cómoda, con la columna erguida pero relajada.

Cierra los ojos suavemente y toma conciencia de tu respiración. Inspira lentamente por la nariz y exhala por la boca, sintiendo cómo tu cuerpo se relaja con cada respiración.

Dios amoroso, en este momento de quietud, vengo ante Ti con un corazón abierto y una mente receptiva. Dejo a un lado las preocupaciones y distracciones del mundo exterior, y me conecto con Tu presencia eterna y amorosa.

Señor, Tú eres mi refugio, mi fortaleza y mi guía en el camino. En Ti encuentro paz, propósito y un amor incondicional que trasciende todas las circunstancias de mi vida.

Permíteme sentir Tu abrazo amoroso rodeándome, sanando mis heridas y disipando mis temores. Llena mi corazón con Tu luz y Tu sabiduría, para que pueda enfrentar los desafíos con gracia y confianza.

En el silencio de este momento, escucho Tu voz suave hablando a mi alma. Guíame, Señor, hacia el sendero de Tu voluntad y ayúdame a discernir Tu propósito para mi vida.

Renueva mi mente, fortalece mi espíritu y sana mi cuerpo. Que Tu paz fluya a través de mí, calmando mis inquietudes y llenándome de una profunda serenidad.

Te entrego todos mis sueños, mis anhelos y mis cargas. Confío en que Tú tienes un plan perfecto para mí, incluso cuando no puedo ver el camino claramente.

Gracias, Dios amoroso, por este momento de conexión contigo. Salgo de esta oración con un corazón renovado, lleno de Tu amor y Tu guía. Amén.

Mantén la quietud por unos momentos más, respirando lenta y profundamente. Cuando te sientas listo, abre los ojos suavemente y lleva esta paz y conexión contigo al resto de tu día.

Esta oración meditativa invita a los lectores a conectarse con la presencia amorosa de Dios, encontrar paz y guía, y entregar sus cargas y preocupaciones. Puede ser practicada en cualquier momento del día como un recordatorio de la conexión espiritual y la renovación interior.

Pon en marcha el poder curativo de la oración, úsalo para conectar con el Supremo, compartir tus penas y lograr la paz.

 

Cinco pasos para fortalecer tu fe y bienestar mental

En esta oportunidad te dejo pasos para fortalecer tu fe, así lograrás alcanzar el bienestar y sentirte mejor contigo mismo y con los que tienes alrededor.

Para cuidar nuestro bienestar mental y espiritual se debe encontrar equilibrio, paz interior y propósito en la vida. A continuación, te dejo pasos prácticos que es posible seguir.

Cultiva una práctica de oración y meditación consistente

La oración y la meditación son poderosas herramientas para conectarte con tu espiritualidad y calmar tu mente. Dedica un tiempo cada día para orar, reflexionar sobre pasajes inspiradores o practicar la conexión con Dios. Estas prácticas te ayudarán a reducir el estrés, aumentar la claridad mental y cultivar una conexión más profunda con tu fe.

Aprende cómo criar hijos felices

Encuentra un espacio tranquilo y dedicado

Elige un lugar apacible en tu hogar o en la naturaleza donde puedas tener unos momentos de calma sin interrupciones. Puede ser un rincón especial, un jardín o incluso tu automóvil estacionado en un lugar tranquilo. Este espacio te ayudará a entrar en un estado mental más receptivo.

  • Intenta reservar el mismo momento cada día para tu práctica de oración y meditación. Como en la mañana antes de comenzar tus actividades, durante tu tiempo de descanso o por la noche antes de acostarte. La constancia es clave para desarrollar un hábito duradero.
  • No te sientas abrumado al principio. Incluso dedicar 5 o 10 minutos diarios marca una gran diferencia. A medida que te sientas más cómodo, aumenta gradualmente el tiempo de tu práctica.
  • La oración toma muchas formas, como la oración contemplativa, la oración de gratitud o la recitación de pasajes sagrados. La meditación también ofrece diversas opciones, como la meditación de respiración, la meditación guiada o la meditación caminando. Experimenta y encuentra las técnicas que mejor se adapten a tus necesidades y preferencias.
  • Después de tu práctica, opta por escribir tus pensamientos, reflexiones o experiencias en un diario. Esto te ayudará a mantener un registro de tu progreso y a profundizar en tu comprensión.
  • No te juzgues si tu mente se distrae o si te cuesta concentrarte al principio. La práctica constante te ayudará a desarrollar la capacidad de enfocar tu atención. Acéptate con compasión y sigue intentándolo.
  • Recuerda, el objetivo principal es crear un espacio de calma y conexión en tu vida diaria. Con perseverancia y un enfoque positivo, podrás cultivar una práctica de oración y meditación que te brinde paz interior, claridad mental y un vínculo más profundo con tu espiritualidad.

Rodéate de una comunidad de apoyo

En los pasos para fortalecer tu fe, sé parte de una comunidad de fe amorosa y solidaria porque es un refugio invaluable en tiempos difíciles. Comparte tus luchas y celebraciones con personas que comparten tus valores y creencias. Esto te brindará un sentido de pertenencia, comprensión y aliento en tu camino espiritual y personal.

Formar parte de una iglesia amorosa y solidaria es un verdadero refugio invaluable en tiempos de dificultad. La iglesia no es solo un lugar de adoración, sino una comunidad de personas que comparten tus valores y creencias más profundas. Allí encontrarás un hogar espiritual donde podrás compartir abiertamente tus luchas, desafíos y celebraciones con hermanos y hermanas en la fe.

En los momentos oscuros, cuando te sientas abrumado o perdido, la iglesia es esperanza y comprensión. Podrás recibir palabras de aliento, oraciones y apoyo emocional de aquellos que entienden tu camino espiritual y tus desafíos personales. Sentirás que no estás solo en esta jornada, sino que hay una familia que te rodea y te sostiene.

La iglesia te brindará oportunidades para crecer en tu fe a través de estudios bíblicos, grupos pequeños y actividades comunitarias. Podrás aprender de líderes espirituales y compartir tus propias perspectivas con otros creyentes, enriqueciéndote mutuamente en el proceso.

También es un lugar donde podrás celebrar tus logros y momentos felices rodeado de personas que se regocijan contigo. Desde bodas hasta bautismos, desde graduaciones hasta aniversarios, la comunidad de fe estará allí para apoyarte y compartir tu alegría.

Pertenecer a una iglesia amorosa y solidaria te dará un profundo sentido de pertenencia y propósito. Sabrás que eres parte de algo más grande que tú mismo, y que tienes un lugar seguro donde eres auténtico, vulnerable y amado incondicionalmente. Este vínculo comunitario te brindará la fuerza y el aliento necesarios para seguir avanzando en tu camino espiritual y personal, sabiendo que nunca estás solo.

Practica la gratitud y el perdón

Otro de los pasos para fortalecer tu fe es adoptar una actitud de gratitud y perdón que cambie tu perspectiva y llene tu corazón de paz. Toma un momento cada día para agradecer las bendiciones en tu vida, por pequeñas que sean. También, esfuérzate por perdonar a aquellos que te han herido, liberándote así de cargas emocionales innecesarias.

Adoptar un modo de agradecimiento transforma radicalmente tu perspectiva y llenar tu corazón de una paz profunda y duradera. Estas prácticas poderosas tienen el potencial de liberarte del peso de las cargas emocionales negativas y abrirte a una mentalidad más positiva y resiliente.

Comenzando con la gratitud, toma un momento cada día, ya sea por la mañana o antes de acostarte, para reflexionar sobre las bendiciones que has recibido, por pequeñas que puedan parecer. Agradece tener un techo sobre tu cabeza, comida en la mesa, la risa de un ser querido o simplemente poder respirar aire fresco. Al enfocar tu mente en las cosas buenas, por modestas que sean, evitarás caer en la trampa de la negatividad y el descontento constante.

La gratitud también te ayudará a apreciar las pequeñas maravillas de la vida que a menudo pasamos por alto en medio del ajetreo diario. Notarás la belleza de un atardecer, el sabor de tu comida favorita o el cálido abrazo de un ser querido. Esta práctica te mantendrá conectado con las fuentes de alegría y te recordará que, incluso en los momentos más oscuros, hay razones para estar agradecido.

Por otro lado, el perdón es una herramienta poderosa para liberar tu corazón de las cargas emocionales que te atan al pasado. Perdonar no significa justificar el comportamiento dañino de otros, sino más bien decidir no permitir que esas heridas te definan o te amarguen. Al perdonar, te liberas de la ira, el resentimiento y el deseo de venganza, emociones tóxicas que solo te causan sufrimiento adicional.

El perdón también te permite sanar y avanzar. Cuando decides soltar el peso de los agravios pasados, te abres a nuevas oportunidades de crecimiento y felicidad. Liberas tu energía para enfocarte en el presente y construir un futuro más positivo.

Recuerda que el perdón des hacia los demás, y hacia ti mismo. Perdónate por tus errores y fracasos pasados, reconociendo que eres humano y que el crecimiento a menudo implica tropiezos y lecciones aprendidas.

Al integrar la gratitud y el perdón en tu vida diaria, seguirás los pasos para fortalecer tu fe, experimentarás una transformación interior profunda. Tu corazón se llenará de paz, tu mente estará más enfocada en lo positivo y tu espíritu se sentirá más ligero y libre. Este cambio de perspectiva te permitirá afrontar los desafíos con mayor resiliencia y disfrutar plenamente de las bendiciones que te rodean.

Cuida tu cuerpo y mente

Tu bienestar espiritual está intrínsecamente conectado con tu salud física y mental. Los tres aspectos están entrelazados y se influyen mutuamente, por lo que cuidar de uno impacta positivamente en los otros. Por eso, es fundamental adoptar un enfoque holístico que atienda todas estas áreas de tu ser.

En cuanto a la salud física, hacer ejercicio regularmente aporta numerosos beneficios que van más allá del cuerpo, libera endorfinas que mejoran el estado de ánimo, reduce los niveles de estrés y ansiedad, y promueve un sueño más reparador. Además, mantenerte activo te ayuda a conectar con tu cuerpo y a sentirte más enérgico y vitalizado.

Una dieta nutritiva.

Alimentarte con comidas ricas en nutrientes nutre tu cuerpo, y tiene un impacto directo en tu claridad mental y en tu capacidad de manejar el estrés. Los alimentos integrales, las frutas y verduras frescas, y una buena hidratación te brindarán la energía y los recursos necesarios para enfrentar los desafíos diarios con mayor resiliencia.

Asimismo, dormir las horas suficientes cada noche es crucial para tu bienestar general. Un sueño reparador permite que tu cuerpo y mente se recuperen y se renueven, lo que a su vez te ayudará a estar más enfocado, alerta y en sintonía con tu espiritualidad.

Además de cuidar tu salud física, hay que incorporar prácticas de manejo del estrés en tu rutina diaria. Técnicas como la respiración profunda, la meditación mientras hablas con Dios, la escritura reflexiva son excelentes aliadas para calmar tu mente y encontrar un estado de mayor equilibrio y paz interior.

Cuando cuidas de tu cuerpo y tu mente, estás creando un entorno propicio para que tu espiritualidad florezca. Te sentirás más enfocado y receptivo durante tus momentos de oración o meditación, y tendrás mayor claridad para abordar los desafíos desde una perspectiva más sabia y resiliente.

Encuentra propósito y significado

En los pasos para fortalecer tu fe te aconsejo conectar con un propósito más grande que tú mismo das un profundo sentido a tu vida y fortalecer tu fe.

Explora tus valores fundamentales, identifica tus dones y talentos únicos, y busca formas de servir a los demás. Cuando alineas tus acciones con un propósito significativo, encontrarás una fuente inagotable de motivación y satisfacción.

Recuerda, fortalecer tu fe y bienestar mental es un viaje continuo que requiere dedicación y práctica constante.

No te desanimes si enfrentas obstáculos en el camino; confía en que, con paciencia y perseverancia, podrás cultivar una conexión más profunda contigo mismo, con tu espiritualidad y con un propósito más elevado. El resultado será una vida más plena, equilibrada y gratificante. No dejes de seguir los pasos para fortalecer tu fe.

Cómo criar hijos felices: Guía práctica para un mundo lleno de retos

Los padres buscan cómo criar hijos felices, se enfocan en darles lo mejor para que sean adultos de bien.

En este artículo quiero darte una guía práctica para que los prepares para este mundo lleno de retos.

En el ajetreado mundo de hoy, criar hijos felices es un desafío abrumador. Con tantas distracciones, presiones y mensajes contradictorios, es fácil que los padres se sientan perdidos. Pero, hay pasos prácticos que sigues para guiar a tus hijos hacia una infancia plena y feliz, incluso en un entorno desafiante.

Descubre en este artículo cómo salvar tu relación de pareja

Cómo criar hijos felices: Establece un vínculo sólido desde el inicio

El vínculo entre padres e hijos sirve para el desarrollo saludable del niño. Dedica tiempo de calidad, mantén contacto físico afectuoso, escucha atentamente y valida sus emociones. Un vínculo sólido brinda seguridad, confianza y un refugio emocional duradero.

Fomenta la autoestima Los niños con una autoestima sana tienen más probabilidades de ser felices y resilientes. Elogia sus esfuerzos, celebra sus logros y ayúdalos a descubrir sus fortalezas únicas. Evita las críticas dañinas y enséñales a aceptarse y amarse a sí mismos, con defectos e imperfecciones.

El mundo es un lugar difícil, pero equipa a tus hijos con habilidades para enfrentar los desafíos. Enséñales a ver los contratiempos como oportunidades de crecimiento, a ser persistentes y a buscar soluciones creativas. Una mentalidad resiliente les permitirá superar los obstáculos con gracia.

Disfruta de unos momentos cada mañana con tus hijos, de manera individual.

  • No necesitas hablar, simplemente abrázalo y acarícialo. No hay mejor manera de comenzar el día que despertando con ternura.
  • Conversa con tus hijos durante el desayuno, interesándote por sus planes para el día. Demuestra interés genuino en lo que les espera.
  • Sorprende a tu pareja dejándole notas de amor en su almuerzo, entre las páginas de un libro o en su lugar de estudio.
  • Diviértete cantando y bailando las canciones favoritas de tus hijos.
  • Despídete de tus hijos cada mañana con un beso y un abrazo, deseándoles un buen día y recordándoles que se diviertan.
  • Recibe a tus hijos con un beso y un abrazo cuando regresen a casa, mostrando interés en su día escolar o en sus actividades.
  • Evita distraerte con asuntos laborales mientras estás con tus hijos, como llamadas, correos electrónicos o redes sociales.
  • Los berrinches de tus hijos son señales de angustia, no de desafío. Tómate un momento para ayudarlos a gestionar sus emociones y escúchalos con atención.
  • Apoya a tus hijos cuando enfrenten tareas difíciles, ofreciéndoles palabras de aliento y gestos amables.
  • Aprecia el humor de tus hijos, incluso si parece simple. Sin embargo, corrígeles si sus bromas faltan al respeto o a las normas de convivencia.
  • Valida todas las emociones de tus hijos, estableciendo límites a sus acciones pero no a sus sentimientos. Reconocer sus emociones fortalece tu conexión con ellos y fomenta su inteligencia emocional.
  • Dedica tiempo diario para jugar con tus hijos a lo que ellos elijan, permitiéndoles desarrollar su imaginación y siguiendo sus indicaciones.
  • Comparte al menos una comida al día sin distracciones, fomentando la conversación y planteando preguntas interesantes para tus hijos.
  • Escucha con empatía los problemas escolares de tus hijos, especialmente los relacionados con amigos o romances. Escuchar activamente es crucial para fortalecer tu relación con ellos.
  • Lee o canta una canción con tus hijos antes de dormir, promoviendo así el hábito de la lectura y el intercambio afectivo antes de descansar.

Una Principio del formulario

investigación de Harvard sobre el Impacto de la Adversidad en la Infancia: Este estudio reveló que las experiencias adversas en la niñez, como el maltrato o la negligencia, tiene efectos perjudiciales duraderos en el desarrollo cerebral, la salud mental y física del niño.

Promueve la gratitud

La gratitud es un poderoso antídoto contra la negatividad y el enfoque excesivo en las carencias. Inculca en tus hijos la práctica de agradecer las cosas buenas en sus vidas, por pequeñas que sean. Esto los ayudará a apreciar lo que tienen y a cultivar una perspectiva positiva.

Los niños con empatía tienen más probabilidades de ser compasivos, amables y formar conexiones significativas. Enséñales a ponerse en los zapatos de los demás, a mostrar compasión y a valorar la diversidad. Una mente empática conduce a relaciones más satisfactorias y una mayor felicidad.

Otro modo de saber cómo criar hijos felices es poner límites con amor. Los límites claros y consistentes brindan seguridad y estructura, lo cual es esencial para el desarrollo infantil. Pero, aplica estos con amor, paciencia y explicaciones adecuadas a la edad de tus hijos. Esto les enseñará autodisciplina y respeto mutuo.

Promueve un estilo de vida saludable

Una dieta equilibrada, ejercicio regular y hábitos de sueño adecuados tienen un impacto directo en el bienestar físico y emocional de los niños. Incorpora estas prácticas saludables en la rutina familiar para promover un desarrollo óptimo y una mejor regulación emocional.

Sé un modelo a seguir. Recuerda que ellos aprenden más de lo que ven que de lo que les dices. Sé un modelo de comportamiento positivo, manejo del estrés, resolución de conflictos y búsqueda de la felicidad en las pequeñas cosas. Tu ejemplo será su guía más poderosa.

En un estudio de la Universidad de Minnesota sobre la Crianza y el Desarrollo Socioemocional hubo una investigación donde indicaron que los niños criados con calidez, estructura y monitoreo positivo por parte de sus padres tenían mayores habilidades sociales, autorregulación emocional y rendimiento académico.

Entonces sabiendo cómo criar hijos felices, los poner en un mundo desafiante y como ves no es una tarea fácil, pero siguiendo estos pasos prácticos, los equipas con las herramientas necesarias para prosperar. Recuerda, la felicidad infantil no es un destino, sino un viaje constante. Acompáñalos en ese camino con amor, paciencia y una guía sabia.

Cómo salvar tu relación con terapia de pareja

Es posible salvar tu relación con terapia, cuando los dos se lo proponen y buscan salir adelante, enfrentan los conflictos y se comprometen a cambiar, superan todo lo que estén pasando.

Las relaciones de pareja son un viaje lleno de altibajos, desafíos y momentos difíciles. Es completamente normal que surjan conflictos, malentendidos y situaciones complicadas a lo largo del camino. Después de todo, estamos tratando con dos seres humanos únicos, con historias, personalidades y perspectivas diferentes.

La clave para superar estos obstáculos no radica en evitar los problemas, sino en enfrentarlos de manera saludable y constructiva. Y aquí es donde la terapia de pareja marca una diferencia significativa.

La terapia de pareja no es un signo de debilidad o fracaso, es una herramienta poderosa para fortalecer y sanar tu relación. Es un espacio seguro donde ambos expresan sus inquietudes, frustraciones y deseos sin temor a ser juzgados. Un terapeuta capacitado actuará como un mediador imparcial, ayudándolos a comunicarse de manera efectiva, comprenderse mutuamente y encontrar soluciones duraderas.

La ansiedad y la depresión puede enfrentarse, en este artículo te cuento cómo

¿En qué se diferencia la terapia de pareja de la terapia individual?

Muchas personas buscan ayuda terapéutica de manera individual para abordar problemas que afectan su relación de pareja. Esto se debe a que a menudo es difícil distinguir entre los problemas personales y los de la pareja, ya que están entrelazados. Por ejemplo, la inseguridad es un problema común en las relaciones de pareja, pero tiene diversas causas. Consideremos estos escenarios:

  • Una mujer considera terapia debido a su inseguridad, que ha surgido a raíz de que su pareja la compara constantemente con otras mujeres y teme ser engañada.
  • Un hombre teme que su pareja le sea infiel, aunque no tenga motivos concretos para sospecharlo, debido a experiencias pasadas de traición en relaciones anteriores. En el primer caso, sería apropiado acudir a terapia de pareja, ya que el problema afecta directamente a la relación. En el segundo caso, sería más adecuado buscar terapia individual para abordar la herida emocional del individuo. Sin embargo, también es posible que los problemas personales de uno de los miembros afecten la relación en conjunto. En este caso, sería beneficioso combinar la terapia de pareja con la terapia individual para el individuo afectado, con otro terapeuta.

Para salvar tu relación, necesitas ver exactamente qué tipo de ayuda necesitas y trabajar en conseguirla.

Lo que encuentras al buscar salvar tu relación

Durante las sesiones de terapia, aprenderán habilidades valiosas para manejar los conflictos de forma saludable.

Desarrollarán estrategias para escuchar activamente, validar los sentimientos del otro y expresar sus propias necesidades de manera respetuosa.

Explorarán los patrones dañinos que está socavando su conexión y descubrirán formas más positivas de relacionarse.

Pero la terapia de pareja no se trata solo de resolver problemas, también de redescubrir el amor y la conexión que los unió en primer lugar.

El terapeuta los guiará para que reconozcan y aprecien las fortalezas y cualidades únicas de su relación, cultivando así una mayor comprensión, empatía y gratitud mutua.

Recuerda que la terapia de pareja no es una solución mágica ni un proceso rápido. Requiere compromiso, esfuerzo y paciencia de ambas partes. Habrá momentos difíciles y discusiones intensas, pero enfrentarlas con la guía de un profesional y un enfoque amoroso marca una diferencia significativa.

¿Cuáles son los problemas más frecuentes en la pareja?

Cuando decides salvar tu relación, son varios los problemas que tratan:

Infidelidad

La confianza mutua es la piedra angular de cualquier relación de pareja, por lo que las infidelidades representan uno de los mayores desafíos que enfrentan los miembros de una relación. Cuando se establece una relación romántica, es habitual llegar a un acuerdo, ya sea implícito o explícito, sobre la exclusividad de la relación. Cuando una de las partes es infiel, rompe ese acuerdo de manera desleal.

Es comprensible que la víctima de la infidelidad se sienta herida y decepcionada. Sin embargo, también hay quienes se sienten responsables de la infidelidad de su pareja y se obsesionan con la idea de haber contribuido de alguna manera al engaño.

En algunos casos, ambas partes deciden seguir adelante con la relación. En este momento, muchas parejas optan por buscar ayuda terapéutica para fortalecer la confianza y sanar las heridas emocionales.

Falta de comunicación

La comunicación juega un papel fundamental en cualquier relación, especialmente en una relación de pareja basada en la confianza y el apoyo mutuo. Los problemas de comunicación surgen por diversas razones y varían en su naturaleza. Algunas parejas con dificultades para comunicarse evitan hablar de temas importantes, mientras que otras lo abordan de manera inadecuada, lo que conduce a discusiones.

Cuando hablamos de la importancia de la comunicación, nos referimos a la necesidad de una comunicación efectiva. Esto implica expresarse de manera clara, sin culpar al otro, y estar dispuesto a escuchar lo que la otra persona tiene que decir. Es esencial comunicarse con respeto y empatía para construir una base sólida en la relación.

Ventajas de acudir a un psicólogo online

Las primeras veces que se acude a terapia son intimidantes. Aunque es un paso importante para el bienestar personal y de la pareja, la idea de enfrentarse a una sesión con un profesional que evaluará la relación genera cierta ansiedad.

En este contexto, optar por la terapia online con un psicólogo hace que esta experiencia sea más cómoda y llevadera. En Siquia, contamos con una experiencia de diez años en la atención online, y a lo largo de nuestro recorrido, hemos brindado apoyo a más de 1600 personas.

Nuestros pacientes eligen Siquia por varias razones:

  • Es conveniente, ya que permite acceder a la terapia desde la comodidad del hogar. La terapia online elimina la necesidad de desplazamientos y salas de espera, lo que garantiza la privacidad de la decisión de buscar ayuda terapéutica para la pareja.
  • Se ahorra tiempo y dinero al evitar desplazamientos a la consulta. Además, la posibilidad de prescindir del alquiler de un espacio físico ayuda a reducir costos, permitiéndonos ofrecer sesiones a partir de 40 euros.
  • Es flexible, ya que solo se pagan las sesiones a las que se asiste, lo que permite adaptarse a las necesidades y disponibilidad de cada pareja.

Tienes la oportunidad de salvar tu relación si junto con tu pareja se ponen de acuerdo a resolver las asperezas y encuentran ayuda. Si necesitas hablar, habla con nosotros, el equipo ZODU está disponible para encaminarlos nuevamente.

Cómo la fe puede ayudarte a superar la ansiedad y la depresión

Es posible superar la ansiedad y la depresión su pones tu corazón en la fe y trabajas en ello.

Sé que atraviesas por momentos difíciles. Estas emociones son unas compañeras incómodas y abrumadoras. Pero quiero que sepas que no estás solo en esta lucha. La fe es un gran aliado para ayudarte a superar estos desafíos.

La ansiedad y la depresión limitan tu vida

La ansiedad, con sus preocupaciones constantes y pensamientos negativos recurrentes, nos roba la capacidad de estar presentes en el momento. Nos hace revivir una y otra vez situaciones pasadas o anticipar constantemente el futuro, impidiéndonos disfrutar del aquí y ahora, nos lleva a evitar ciertas situaciones o actividades por temor, limitando nuestras experiencias y oportunidades.

Por otro lado, la depresión drena nuestra energía y motivación, nos hace sentir como si estuviéramos caminando con pesas atadas a nuestros pies. Las tareas más simples se hacen abrumadoras y el disfrute de las cosas que antes nos gustaban se desvanece. La depresión también nos distrae socialmente, privándonos del apoyo y la conexión humana que tanto necesitamos.

Juntas, crean un ciclo vicioso que limita nuestra capacidad para vivir una vida plena y satisfactoria. Nos impiden alcanzar nuestro potencial, perseguir nuestros sueños y disfrutar de las relaciones y actividades que nos dan sentido, es necesario recordar que estas condiciones son tratables y que podemos recuperar el control de nuestras vidas. Con la ayuda adecuada, ya sea a través de terapia, medicamentos, apoyo comunitario o prácticas espirituales, podemos aprender a manejar la ansiedad y la depresión, y así liberarnos de sus cadenas limitantes.

No te rindas y busca activamente los recursos y el apoyo que necesitas para sanar y recuperar la plenitud de tu vida. Recuerda, que mereces vivir una vida plena y satisfactoria, sin las limitaciones impuestas por la ansiedad y la depresión. Con determinación y perseverancia, superarás estos desafíos y encontrarás la alegría y la libertad que tanto anhelas.

La Palabra te salva

Supera la ansiedad y la depresión, trabajando con la Palabra, poniendo en manos de Dios cada emoción que te abrume.

Desde la perspectiva bíblica, encontramos numerosos pasajes que nos recuerdan la importancia de confiar en Dios y dejar nuestras cargas en Sus manos. Por ejemplo, en Filipenses 4:6-7, se nos dice: «No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús».

La fe nos invita a entregar nuestras preocupaciones y temores al Creador, quien promete darnos paz y tranquilidad. Además, la Biblia nos enseña que Dios está siempre con nosotros, incluso en los momentos más oscuros. En Isaías 41:10, leemos: «No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco, siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia».

Desde el punto de vista de la terapia supera la ansiedad y la depresión, la fe también es una herramienta poderosa para enfrentar la ansiedad y la depresión. Muchos estudios han demostrado que las creencias espirituales brindan esperanza, propósito y un sentido de pertenencia, lo cual es fundamental para la salud mental.

La fe nos recuerda que no estamos solos y que hay un propósito más grande en nuestras vidas. Además, las comunidades religiosas ofrecen un sistema de apoyo invaluable, donde encontramos comprensión, amor y aceptación.

En un estudio de la Universidad de California sobre ansiedad y rendimiento académico, se investigó en 2018 encontró que los estudiantes con niveles altos de ansiedad tenían un rendimiento académico más bajo y una mayor probabilidad de abandonar los estudios en comparación con aquellos con niveles más bajos de ansiedad.

Es momento de sanar la ansiedad y la depresión

Entonces, ¿cómo aprovechar la fe en tu camino hacia la sanación? Te sugiero algunas ideas para superar la ansiedad y la depresión:

  • Cultiva tu conexión con Dios a través de la oración, la lectura de las Escrituras y la meditación. Esto te ayudará a encontrar paz y perspectiva en medio de las tormentas.
  • Busca una comunidad de fe amorosa y solidaria, donde puedas compartir tus luchas y recibir apoyo.
  • Confía en que Dios tiene un plan para tu vida, incluso cuando no lo entiendas completamente. La fe te dará la fuerza para seguir adelante.
  • Considera buscar consejería cristiana o terapia integrativa, donde puedas abordar tus desafíos desde una perspectiva espiritual y psicológica.

Ten presente que en otro estudio de la Universidad de Queensland sobre la ansiedad y las relaciones interpersonales se encontró que las personas con trastornos de ansiedad experimentaban más dificultades en sus relaciones sociales y de pareja, lo que a su vez empeoraba los síntomas de ansiedad, creando un ciclo negativo. Por lo mismo, te recomiendo que busques trabajar la ansiedad.

No estás solo en este proceso de superar la ansiedad y la depresión. La fe es un poderoso aliado en tu lucha contra la ansiedad y la depresión. Confía en que Dios te ama y te sostiene, y permítele guiarte hacia la sanación y la paz interior.

Mitos y realidades sobre el autismo

Hay realidades sobre el autismo y mitos que posiblemente no conocías. En este artículo te hablaré al respecto.

Hay varios mitos que todavía persisten sobre el autismo y las personas con Trastornos del Espectro del Autismo (TEA). Solo al entender las particularidades y necesidades específicas de los TEA, podemos dejar de lado los prejuicios y promover la tolerancia que merece este colectivo. Creo firmemente que la comprensión y la sensibilización de la sociedad son fundamentales para fomentar la inclusión de las personas con TEA.

Falsos mitos del TEA

Entre los falsos mitos relacionados con los TEA te resalto estas realidades sobre el autismo:

El autismo es una enfermedad.

Los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) son resultado de diferencias neurobiológicas en el desarrollo del sistema nervioso. Es crucial entender que no se trata de una enfermedad contagiosa o adquirida en algún momento específico de la vida. En consecuencia, una persona con TEA no está enferma; más bien, vive con una discapacidad que forma parte de su vida en todas las etapas.

Principio del formulario

El autismo tiene cura.

Continuando con el tema anterior, es importante destacar que el Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) perdura a lo largo de toda la vida de la persona, por lo que no hay soluciones mágicas que puedan eliminar el trastorno por completo, pero, es posible. mejorar la calidad de vida de las personas con TEA mediante intervenciones psicoeducativas respaldadas por evidencia científica. Estas intervenciones están diseñadas para promover las competencias y habilidades individuales de cada persona, adaptándose a las diferentes etapas de su desarrollo, y facilitando una mejor integración en el entorno social.

En las realidades sobre el autismo, ves que puedes aprender a lidiar con esto.

La falta de cariño de los progenitores causa autismo.

Aunque todavía no se ha identificado una causa única que explique completamente el origen de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA), está claro que está estrechamente vinculado al desarrollo neurobiológico y tiene una importante influencia genética. Por lo tanto, no es adecuado atribuir el origen de este trastorno a problemas de vínculos afectivos en los primeros años de vida.

Las vacunas causan el autismo.

Tras la realización de extensas investigaciones a gran escala ya nivel internacional, la comunidad médica y científica en todo el mundo respalda de manera unánime la conclusión de que no hay evidencia que vincule la vacunación con el desarrollo de los Trastornos del Espectro del Autismo (TEA) .

Las personas con TEA prefieren permanecer aisladas y evitar el contacto con los demás.

Otra de las realidades sobre el autismo es que las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) tienen un deseo genuino de establecer relaciones con los demás, pero a veces, las diferencias en su comprensión y manejo de situaciones sociales complican este proceso, algunas Las personas con TEA son más sensibles a ciertos estímulos sensoriales, como tacto, vista o sonido, lo que puede hacer que se sientan incómodos en situaciones que implican contacto físico directo, por ejemplo.

No obstante, con el apoyo adecuado y ajustes en el entorno, las personas con TEA enfrentan los desafíos diarios y participan activamente en la sociedad.

Las personas con TEA no se comunican.

Todas las personas con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) se comunican, pero es importante destacar que no todas lo hacen de la misma manera. Algunas personas con TEA pueden no emplear el lenguaje verbal y recurrir a otras formas de comunicación que requieren apoyos y recursos adicionales, como los Sistemas Alternativos o Aumentativos de Comunicación. Estos recursos son fundamentales para facilitar la expresión y comprensión de aquellos que no utilizan el lenguaje verbal de manera convencional.

El autismo lleva asociados rasgos físicos diferenciadores.

En las realidades sobre el autismo las personas con TEA no muestran características físicas distintivas en su apariencia externa. Los signos del trastorno se manifiestan a través de comportamientos observables en la persona, en lugar de por rasgos físicos específicos.

Los TEA llevan asociada una discapacidad intelectual.

Los Trastornos del Espectro Autista (TEA) se presentan de manera única en cada individuo, incluyendo aspectos como su capacidad intelectual. Algunas personas con TEA pueden experimentar una discapacidad intelectual asociada, mientras que otras pueden demostrar capacidades dentro del rango esperado para su edad o incluso superiores a lo esperado.

Las personas con TEA tienen “habilidades especiales”.

Como dije previamente, las personas con TEA muestran una amplia variabilidad en sus habilidades. Algunas de ellas exhiben talentos excepcionales, aunque esto solo se aplica a una minoría dentro de la comunidad TEA. En muchos casos, estas habilidades especiales están vinculadas a la forma en que funciona su cerebro oa sus intereses particulares.

Las personas con TEA son agresivas.

Las personas con TEA no suelen ser agresivas. En algunos casos, experimentan niveles elevados de estrés debido a las dificultades para desenvolverse en entornos sociales complejos e impredecibles. Esto se da en conductas inadecuadas o no deseadas, que parecen extrañas para los demás. La aparición de estas conductas suele ser el resultado de la falta de accesibilidad y adaptación del entorno, pero se aborda con los ajustes y apoyos adecuados.

Se presenta más en hombres que en mujeres.

Históricamente, se ha observado una mayor frecuencia de diagnósticos de TEA en hombres que en mujeres, pero, en años recientes, se está considerando que factores relacionados con diferencias en las manifestaciones del trastorno según el género y sesgos en los criterios de diagnóstico podrían estar contribuyendo a limitaciones y demoras en los diagnósticos precisos en niñas y mujeres.

¿Qué es el TDAH y cómo impacta en la vida? Todo lo que necesitas saber

Conoce qué es el TDAH y cómo impacta a los niños, las personas y a todos en general en este completo artículo que habla al respecto.

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y cómo afecta a las personas que lo padecen.

Es un trastorno del neurodesarrollo que involucra dificultades en la atención focalizada. Esto se manifiesta en una forma particular de aprendizaje, donde el lenguaje es un desafío, hablando en exceso, a veces de manera rápida o con dificultad para recordar palabras, lo que puede llevar a descuidos, tienen dificultades para escuchar a los demás y muestran inquietud, especialmente aquellos con hiperactividad.

Es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por una falta de atención persistente y marcada, que va acompañada o no de alteraciones en la conducta como la hiperactividad o un control deficiente de los impulsos.

Aunque el TDAH no afecta la inteligencia de quienes lo padecen, causa dificultades de aprendizaje, particularmente en los entornos educativos tradicionales. También influye en la interacción social y aumentar el riesgo de desarrollar otras condiciones mentales, como depresión, ansiedad, consumo de sustancias y alteraciones en el comportamiento y la personalidad.

Cuando trabajas en buscar qué es el TDAH y cómo impacta a las personas, necesitas conocer un poco de su historia desde el diagnóstico

¿Cuándo se incluye el TDAH en el DSM?

Es relevante mencionar que en el ámbito médico existe un manual creado por la Asociación Americana de Psiquiatría (AAP), el cual ha sido una guía para el diagnóstico y tratamiento de diversas condiciones relacionadas con la neurología y la psiquiatría a lo largo de varias décadas: El Manual de Diagnóstico Clínico y de Tratamiento para Condiciones Mentales (DSM 5, por sus siglas en inglés).

Este manual ha evolucionado con el tiempo, ajustándose a las nuevas investigaciones en el campo de la psiquiatría y la neurología. La última versión, publicada en 2013 como DSM-5, fue revisada en 2022 bajo el nombre de DSM-5-TR.

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) fue incluido en la versión DSM-3 en la década de los 80. Este trastorno se caracteriza por dificultades para mantener la atención focalizada, así como por impulsividad en el control de los actos y la hiperactividad.

En la actualidad, el TDAH se presenta en el DSM-5 como un Trastorno del Neurodesarrollo, junto con otras condiciones como el Trastorno del Espectro Autista (TEA), trastornos específicos del aprendizaje, discapacidad intelectual, trastornos de la comunicación y trastornos de la motricidad. Esto responde a parte de qué es el TDAH y cómo impacta.

¿Cuántos tipos de TDAH existen?

No todas las personas diagnosticadas con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) presentan las mismas características. En la actualidad, se han identificado tres tipos principales:

  • TDAH con predominio de hiperactividad: Estas personas suelen tener mucha energía, se mueven constantemente y les resulta difícil mantenerse quietas y controlar sus impulsos.
  • TDAH con predominio de inatención: Son personas distraídas, tienden a perder cosas y pueden parecer tímidas o retraídas.
  • TDAH combinado: En este caso, las personas pueden manifestar impulsividad, hiperactividad y también problemas de inatención.

¿Quién puede diagnosticar el TDAH y cuál es el tratamiento?

Muchos casos de niños y niñas con TDAH, especialmente del tipo hiperactivo, son detectados por maestras y maestros, así como por psicólogas, psicólogos y trabajadoras sociales, pero, ante la sospecha de este trastorno, es importante que sean referidos a un médico.

Los especialistas en neurología o psiquiatría son los encargados de evaluar la condición de los pacientes y responder a qué es el TDAH y cómo impacta, realizar un diagnóstico preciso y recomendar un tratamiento. Este tratamiento puede incluir o no el uso de medicamentos, dependiendo de la situación individual de cada persona. Sin embargo, además del tratamiento médico, las personas con TDAH generalmente requieren el apoyo de un psicólogo para abordar los aspectos psicológicos y emocionales asociados con el trastorno.

¿Se puede curar el TDAH?

No existe una cura para los Trastornos del Neurodesarrollo, incluyendo el TDAH y el Trastorno del Espectro Autista, ya que no se trata de enfermedades en sí mismas, sino de diferencias en la organización y procesamiento de la información en el cerebro y el sistema nervioso, las cuales acompañan a las personas a lo largo de su vida.

¿Cuáles son las características que definen el TDAH?

En el caso del TDAH, la región del cerebro que presenta diferencias en su funcionamiento en comparación con la mayoría de las personas es el córtex prefrontal, que desempeña un papel crucial en procesos cognitivos complejos como la toma de decisiones, la interacción social y la expresión de la personalidad.

Por lo tanto, las personas con TDAH experimentan dificultades con las llamadas «funciones ejecutivas», que se concentran en esta parte del cerebro y que incluyen la memoria de trabajo (responsable de almacenar información temporalmente), la planificación, la flexibilidad, la toma de decisiones, la inhibición y la estimación temporal (que implica calcular el paso del tiempo), principalmente.

El TDAH también está asociado con tres neurotransmisores: la dopamina, la noradrenalina y la serotonina. La dopamina está relacionada con sensaciones de placer, bienestar y recompensa; la noradrenalina está vinculada con los niveles de alerta, reactividad e impulsos; y la serotonina se encarga de mantener la estabilidad emocional.

La alteración de estas sustancias hace que las personas con TDAH se desmotiven fácilmente y solo puedan concentrarse en actividades que generen niveles de dopamina a corto plazo, teniendo dificultades para llevar a cabo tareas que requieren una planificación extensa.

Las deficiencias en la regulación de la noradrenalina pueden manifestarse en problemas de impulsividad, mientras que la falta de serotonina puede causar disregulación emocional, lo que se refiere a un escaso control de las expresiones afectivas en diferentes situaciones sociales. Respondiendo más a qué es el TDAH y cómo impacta.

Hay que destacar que no todas las personas con TDAH experimentan las mismas dificultades de aprendizaje o los mismos problemas en las funciones ejecutivas, la hiperactividad/impulsividad o inatención también varían en cada caso. Además, el entorno en el que crece una persona también influye en su capacidad para superar estas dificultades o en su desarrollo óptimo.

Alrededor del 40% de los pacientes, principalmente aquellos con una hiperactividad más pronunciada, muestran mejoras con el tiempo, pero, el resto de las personas vuelven a experimentar estas alteraciones, dependiendo de los requisitos de la vida o el trabajo, si sus mecanismos de compensación son insuficientes.

¿Cuál es la importancia de recibir un diagnóstico por TDAH?

Es fundamental crear conciencia sobre estos trastornos y, en general, sobre cualquier trastorno de salud mental, ya que es una condición que puede mejorar con el tiempo y con intervenciones tempranas. La capacidad de concentración, atención y los mecanismos de compensación pueden desarrollarse lo suficiente como para lograr un buen aprendizaje y un adecuado desarrollo social.

Aunque no se trata de una condición que se pueda curar, ya que no es una enfermedad, existen numerosas intervenciones que pueden mejorar significativamente la calidad de vida de las personas.

Los factores de riesgo asociados con no recibir tratamiento para el TDAH incluyen el consumo de sustancias y el desarrollo de comorbilidades como trastornos depresivos o de ansiedad, los cuales tienen un impacto en la mortalidad de las personas.

Un estudio liderado por el Dr. Russell A. Barkley, un destacado investigador en el campo del TDAH, revela que las personas con este trastorno mental tienen una esperanza de vida entre 11 y 13 años menor que aquellas que no lo tienen. Esto se debe a que los síntomas de inatención, impulsividad e hiperactividad pueden llevar a conductas que ponen en riesgo la integridad física, aumentando la propensión a las adicciones y a un estilo de vida poco saludable, tras el estudio se dio un pequeño paso más en saber qué es el TDAH y cómo impacta.

¿Qué hacer frente a un diagnóstico de TDAH?

Es comprensible que los padres de niños diagnosticados con TDAH se preocupen por la salud y el futuro de sus hijos y quieran saber más sobre qué es el TDAH y cómo impacta, si bien una persona con este trastorno puede enfrentar dificultades, es crucial identificar sus habilidades y ayudarles a desarrollarlas para que puedan llevar una vida plena.

Lo primero ante un diagnóstico de TDAH es seguir un tratamiento médico con un especialista en neurología o psiquiatría, pero también es esencial implementar «estrategias multimodales», que involucran a otros profesionales de la salud mental, como psicólogos.

Te podría interesa: Qué es una persona altamente sensible

¿Se puede diagnosticar el TDAH en la edad adulta?

Dado que el TDAH fue reconocido recién en la década de los 80 en el DSM, muchas personas que crecieron en los años 90 y 2000 pueden no haber recibido un diagnóstico temprano y descubrir que tienen esta condición en la edad adulta. Es posible que se dieran cuenta de esto al llevar a sus propios hijos al médico y reconocer los mismos desafíos que enfrentaron (y probablemente siguen enfrentando).

Esto se debe a que el TDAH, a diferencia de otros Trastornos del Neurodesarrollo como el TEA, tiene un componente genético importante, con niveles de heredabilidad de hasta el 70%. Aunque los investigadores aún estudian sus causas, se sabe que los factores ambientales también desempeñan un papel crucial en el desarrollo de esta condición.

Saber qué es el TDAH y cómo impacta es un proceso de estudios que se han ido haciendo desde que se descubrió décadas atrás. Lo importante en estos casos es tratarlo y llevarlo con guía supervisada.

Qué es una persona altamente sensible

Una persona altamente sensible tiene una serie de características, de seguro lo eres o conoces a alguien que lo sea, en este artículo te hablaré de ello.

En la actualidad, se otorga gran importancia al manejo de las emociones y su relevancia en nuestras vidas. Es evidente que cada individuo tiene una variada gama de sensibilidad emocional y habilidades distintas para regular esas emociones.

Entre estas personas, se encuentran aquellas con una alta sensibilidad, debido a su capacidad empática y sus experiencias de vida. Esta característica se considera tanto una virtud como un desafío. Aunque les permite conectarse más profundamente con su entorno, también hace que los eventos cotidianos tengan un impacto más intenso en su bienestar emocional.

Cómo es la persona altamente sensible

La Persona Altamente Sensible (PAS) reacciona más intensamente a los estímulos emocionales, procesando una cantidad significativa de información que, a veces, puede resultar abrumadora, llevándolos a cansarse más rápidamente emocionalmente.

Estas personas poseen una habilidad emocional destacada que les permite ser comprensivas, solidarias y compasivas con su entorno. Esta inclinación no solo se refleja en su relación con las personas, sino también con los animales y la naturaleza en general.

Es esencial aclarar que ser una persona altamente sensible es una característica personal y no implica padecer un trastorno psicológico. Se estima que esta cualidad es compartida por aproximadamente el 20% de la población, y comprenderla es esencial para gestionarla de manera efectiva.

¿Cómo puede la psicología ayudar a una persona altamente sensible?

La persona altamente sensible se beneficia al aprender técnicas de gestión emocional para desarrollar su inteligencia emocional, permitiéndoles comprender mejor sus diferencias con los demás y valorar sus virtudes.

Estos individuos necesitan sentirse escuchados y encontrar un espacio para liberar la carga emocional que acumulan, lo cual puede ser facilitado con la ayuda de un profesional en psicología. Esto no implica que estén «enfermos», sino que están buscando herramientas para gestionar su sensibilidad.

Las características principales de las personas altamente sensibles son notables y únicas:

  • Requieren más tiempo para adaptarse a los cambios, ya que procesan la información de manera más detallada.
  • Son altamente sensibles al dolor, tanto físico como emocional, lo que puede llevar a sentirse abrumados.
  • Tienen dificultad para tolerar estímulos intensos como olores, sonidos o luces, causándoles malestar físico y emocional.
  • Necesitan momentos de soledad para desconectar de la sobrecarga sensorial.
  • La sobrecarga de trabajo puede ser un desafío, por lo que establecer prioridades y avanzar paso a paso es aconsejable.
  • Tienen una tendencia a empatizar en exceso con los problemas emocionales de los demás, cargando con emociones ajenas.
  • Muestran una especial sensibilidad hacia el arte y la creatividad, apreciando la belleza en múltiples formas y disfrutando de estas experiencias más intensamente.
  • Mantienen un firme compromiso con sus valores, lo que les puede causar malestar si no los respetan.
  • Se sienten más cómodos en entornos con menos estímulos y demandas.
  • Tienen dificultad para manejar las críticas y pueden sentirse culpables.
  • Poseen una notable capacidad intuitiva.
  • Experimentan somatización del estrés, reflejado en tensiones musculares, migrañas u otros problemas físicos.

Estas características resaltan la complejidad y singularidad de las personas altamente sensibles, lo que destaca la importancia de comprender y respetar su sensibilidad emocional.

Cómo identificar a una persona altamente sensible

Es relativamente fácil identificar a una persona altamente sensible (PAS) gracias a su comportamiento especial. Aquí tienes algunas señales que te ayudarán a reconocerlas y entenderlas mejor:

  • Se sienten abrumadas cuando tienen muchas tareas pendientes.
  • Les resultan incómodos los entornos con mucha estimulación sensorial, como ruidos y olores intensos.
  • No manejan bien las críticas, sentirse observadas o estar bajo presión.
  • Se ven profundamente conmovidas por las expresiones artísticas.
  • Son muy empáticas y capaces de ponerse en el lugar de los demás.
  • Necesitan momentos para recuperarse cuando se sienten exhaustas o abrumadas. • Poseen una vida interior rica y compleja que, a veces, buscan compartir con otros.

La persona altamente sensible pueden apreciar detalles y sutilezas que otros pasan por alto. Su extraordinaria capacidad para experimentar sensaciones y emociones les otorga una riqueza en su mundo interior que a menudo no es completamente comprendida por los demás. Si reconoces a alguien que comparta estos rasgos, tómate un momento para escucharlo. Ellos te lo agradecerán enormemente y tú podrás aprender a valorar tu entorno de una manera diferente.

Las personas altamente sensibles en el mundo del trabajo

Las personas altamente sensibles las encontramos en muchos sitios hoy en día, pero en el trabajo es común que alguien lo sea, te hablaré de ello a continuación.

Durante los últimos años, se ha vuelto común encontrar un término nuevo tanto en la literatura científica como en el ámbito de la divulgación: el de personas altamente sensibles (PAS). Este concepto no describe una enfermedad o trastorno psicológico, sino más bien una característica o rasgo de personalidad.

De qué se trata

Las personas PAS experimentan un sistema neurosensorial más delicado que el promedio, lo que les lleva a procesar una mayor cantidad de información que la mayoría. Este procesamiento es diferente, con sus aspectos positivos y negativos. Estas personas son distintas, únicas, y muestran una forma peculiar de percibir, asimilar su entorno y relacionarse con el mundo.

En entornos laborales, a menudo se ven obligadas a adaptarse a contextos extremadamente estructurados y rígidos que no se alinean con su sensibilidad. En estos ambientes, pueden sentirse incómodas en el plano emocional y psicológico, lo que limita su desarrollo profesional, desaprovechando sus notables capacidades.

Las principales características de las personas altamente sensibles se describieron en los años 90 por la psicóloga estadounidense Elaine N. Aron. Se estima que alrededor del 20 % de la población presenta este rasgo de personalidad, el cual es hereditario y se manifiesta tanto en hombres como en mujeres, independientemente de su lugar de origen. Para ser considerado PAS, la persona debe identificarse con los cuatro aspectos básicos de la alta sensibilidad descritos por la Dra. Aron, según destaca la Asociación de Personas con Alta Sensibilidad de España (APASE), que ofrece un test de Alta Sensibilidad validado para la población española en su página web.

Sensibilidad a las sutilezas

Las Personas Altamente Sensibles poseen una notable capacidad para detectar detalles a través de los sentidos y perciben los estados emocionales de las personas en su entorno.

Alta emocionalidad o empatía

En ciertas situaciones, estas personas experimentan una intensidad emocional marcada. Además, muestran una alta empatía y se identifican fácilmente con las emociones de los demás.

Procesamiento profundo

Las PAS tienden a analizar y reflexionar en profundidad sobre la información antes de tomar decisiones.

Sobreestimulación

Un exceso de información puede saturar su sistema nervioso, lo que conlleva bloqueos mentales y estrés.

Además de estos pilares básicos, según APASE, existen otras características comunes entre las PAS:

  • Dificultad para establecer límites y decir no.
  • Capacidad para formar conexiones profundas y significativas con otras personas.
  • Gran preocupación por asuntos sociales como el medio ambiente, injusticias sociales y bienestar animal.
  • Umbral de dolor bajo y una intensa sensibilidad a las sensaciones placenteras.
  • Tendencia a enamorarse fácilmente.
  • Inclinación hacia el perfeccionismo.
  • Habilidad notable para concentrarse.
  • Sensibilidad a las críticas.
  • Necesidad de tiempo para adaptarse a cambios como mudanzas, transiciones laborales o eventos significativos como embarazos.

Las PAS y el mundo laboral

Vivir las experiencias con una intensidad particular y enfrentar dificultades en la toma de decisiones puede llevar a algunas Personas Altamente Sensibles a experimentar malestar mental, físico y emocional, lo que a veces puede conducir a ansiedad o incluso a estados depresivos.

En entornos laborales, las PAS pueden enfrentar desafíos significativos y, según la Dra. Aron, son pocas las que se sienten verdaderamente cómodas en sus trabajos. Existen factores cruciales que impactan su desempeño y bienestar en el ámbito laboral, por lo que es fundamental considerarlos para evitar una disminución de su rendimiento y bienestar.

Lo que las PAS necesitan en su entorno laboral:

Para la mayoría de las PAS, es fundamental un ambiente laboral tranquilo, sin ruidos constantes y excesivos, ya que son muy sensibles a los estados emocionales ajenos y un entorno tóxico puede ser agotador.

La profundidad en el pensamiento de las PAS significa que desean que su trabajo tenga un propósito y genere valor para los demás. Si no encuentran esta relevancia, su motivación y rendimiento se verán afectados.

Dado su rasgo perfeccionista y autoexigente, necesitan sentirse valoradas y comprender que sus esfuerzos son apreciados en un entorno de trabajo que no sea altamente competitivo, sino que fomente la colaboración, el apoyo mutuo y la camaradería.

Las Personas Altamente Sensibles (PAS) buscan ciertas libertades en su forma de trabajar, con un enfoque en lo que se debe hacer, pero manteniendo el control sobre cómo hacerlo. Valorarían tener flexibilidad en sus horarios laborales y la posibilidad de administrar su tiempo libre para mantener un equilibrio físico, emocional y mental. Aunque disfrutan de la compañía de sus colegas, prefieren no estar obligadas a pasar tiempo con ellos ni ser parte de grupos de manera forzosa.

A pesar de la falta de comprensión y respeto hacia la alta sensibilidad en entornos laborales, existen percepciones equivocadas sobre este tipo de personalidad. A menudo se les considera frágiles, sin orientación al logro y sin habilidades para liderar. Sin embargo, las PAS son intuitivas, creativas e innovadoras, capaces de adoptar una perspectiva más amplia, valiosa en el entorno empresarial. Son reflexivas y cuidadosas al sopesar decisiones, buscan la excelencia en su trabajo y contribuyen a un ambiente laboral positivo.

Aunque se están comenzando a valorar más las habilidades personales, como la intuición, la creatividad y la empatía (las llamadas «soft skills»), estas no se consideran lo suficiente en el ámbito laboral. Sería beneficioso integrar y aprovechar estas competencias, incluyendo la mirada especial de las personas con alta sensibilidad, como herramientas clave en las organizaciones del futuro.