Let's Connect

info@drduany.org

Call Me Now

(+1) 407-413-8425

Blog

dinero

Dinero: Problemas comunes en el matrimonio, ¿Cómo prevenir que sus finanzas sean un tema conflictivo?

Facebook
Twitter
LinkedIn

Según el Instituto para el Análisis Financiero del Divorcio, el manejo del dinero es el responsable del 22% de las separaciones1, convirtiéndole así en uno de los problemas más comunes en el matrimonio y en un peligro potencial para su desenvolvimiento.

La tensión que la administración de las finanzas provoca en los miembros de las parejas es notable, porque dos personas con hábitos financieros diferentes tendrán que convertirse en un equipo. Las diferencias de opinión sobre cómo gestionar el dinero, afectan incluso a los matrimonios cristianos.

Puede que un cónyuge sea derrochador, pero que el otro sea ahorrador. Ya sea por el concepto que cada uno tiene sobre el dinero, la educación que recibió en su hogar, o sus expectativas sobre el futuro, estas dos perspectivas deben llegar a tener una misma visión para lograr una mejor comunicación.

A continuación, quisiera que profundicemos en cómo la pareja puede actuar para evitar que sus asuntos monetarios se conviertan en un dolor de cabeza para ambos.

La importancia de un matrimonio financieramente equitativo

Convivir con tu esposo/a y compartir las cargas en la relación matrimonial supone un alivio del estrés cotidiano. Su hogar es su refugio y el “tú” o “yo” pasa a ser un “nosotros”. Sin embargo, los patrones en torno al dinero y la familia son persistentes y no siempre agradables.

Por ejemplo, encontrarás casos en los que las mujeres se ven obligadas a dejar sueldos bien remunerados para poder cuidar a sus hijos o familiares que así lo necesiten. Así como también encontrarás a hombres que les confiscan los cheques de ayuda federal a sus esposas. Pasa lo mismo con las deudas y adicciones ocultas entre los cónyuges. El estrés financiero generado por situaciones desequilibradas como estas puede incluso conllevar a la violencia doméstica2.

La toma de decisiones dentro de tu matrimonio debe ser equitativa, porque un matrimonio que sea igualitario financieramente será un espacio seguro para el hombre y la mujer; uno en donde ambos deben tener cuidado de en dónde reside el poder en la relación. El origen de los recursos del hogar (trabajos, herencias) y los estilos de gastos (cuánto y cómo se gasta) son temas para discutir antes del matrimonio, debido a que tendrás pocas probabilidades de que tu pareja tenga las mismas ideas sobre ello.

También es una realidad que está a la vista de todos que muchas parejas se casan conociendo apenas la mitad de la personalidad del otro. Esto conlleva a que más adelante en el matrimonio se detecten patrones preocupantes con respecto al dinero.

Si sientes que en tu matrimonio tu esposo/a tiene inconvenientes para llegar a la misma opinión que tú sobre sus asuntos monetarios, no lo evadan, tampoco malinterpreten mis palabras y piensen que es el inicio del final. El primer paso para crear un plan financiero exitoso entre esposos es que se comiencen a ver como una sociedad.

Maneras para prevenir que el dinero arruine su relación

Entre los subtemas más respetables en la consejería matrimonial están la paternidad y la sexualidad. Pero, nadie parece querer hablar sobre un subtema que es de gran importancia, el dinero. Y, es que lidiar con este tema incomoda a muchos matrimonios.

Es tanta la resistencia que he percibido hacia este tema que los patrones de disfunción alrededor de las finanzas pueden llegar a ser similares a los de la intimidad sexual. El placer y el dolor pueden definirse a través del dinero. Un estudio publicado en la revista científica PLOS One 3 afirma que la percepción de injusticia en el reparto de las finanzas tiene un efecto peor en la armonía marital que la percepción de injusticia en el reparto de las tareas domésticas.

Ambos miembros podrán saber cuánto gana el otro. Es algo que estará plasmado en pruebas innegables. Asimismo, los hábitos financieros se asocian más con la personalidad que con la responsabilidad de roles4. Entonces, ¿cómo prevenir que el dinero sea un problema en tu relación?

Entiende la mentalidad que tiene tu pareja sobre el dinero

Antes de casarte necesitas comprender la mentalidad que tiene tu pareja sobre el dinero. Por más incómodo que resulte el tema, deben hablar sobre las deudas pendientes, préstamos, fuentes de ingreso, inversiones y demás obligaciones financieras que tengan. En caso de ya estar casados, y llegaran a estar ocultando información de esta índole, sáquenla a la luz.

Sin nada que ocultar será más simple ver la imagen completa de su situación financiera y la percepción que tiene el otro sobre el dinero. Pero, esto no evitará que ciertos problemas ocurran. ¿Por qué? ¿Te sorprenderías si te dijera que muchas de las peleas entre esposos que parecen ser por dinero, no son en verdad por eso?

Se trata más bien de un choque de temperamentos. Puedes estar molesto/a porque tu esposo/a gasta demasiado dinero, pero lo que te enfurece no es que no se puedan permitirse esos gastos, sino que tienes miedo de no poder pagar facturas en el futuro. Necesitas analizarte en este aspecto. ¿Tus padres eran frugales o gastadores compulsivos? ¿Tenían un presupuesto limitado? Es necesario responder todas esas preguntas para aprender más sobre ti mismo/a y sobre tu pareja.

Mantengan las mismas expectativas y prioridades financieras

No puedes esperar que en un matrimonio los ingresos o empleos de los dos sean los mismos que en sus inicios. La vida transcurre y sus circunstancias cambian; quien tuvo un mayor sueldo puede que no lo tenga más, o que sus posibilidades financieras sean otras. Aquí es en donde volvemos al tema de la igualdad.

Necesitan sentarse, aunque sea una vez al año, para discutir cuáles son sus expectativas y prioridades financieras: conversar sobre qué responsabilidades o medidas pueden tomar para estar en una misma sintonía y que ambos estén cómodos con el manejo del dinero.

Si desean trabajar en conjunto para el pago de una deuda o ahorrar más, también comenzar a pensar en su jubilación, necesitan poner la vista en un mismo objetivo5.

Dense un respiro mutuo

Aunque las finanzas matrimoniales son un tema que debe ser compartido, les aseguro que hablar con tu esposo/a de cada una de las compras que realices es restrictivo. Especialmente, cuando tendrás que defender una compra que tu pareja encuentra innecesaria o no aprueba. Es la receta perfecta para el desastre.

Una solución simple es la de tener presupuestos separados para gastar en artículos discrecionales que sean de su elección. Tómalo como “dinero para divertirte”; un monto que se acordará  considerando las posibilidades de ambos y que cada uno podrá gastar a su propia discreción siempre y cuando respeten el presupuesto para esta sección. Esto será un gran acierto en su relación.

Aumenten sus conocimientos sobre el dinero

Para finalizar, no está de sobra que ambos aprendan más sobre el manejo de sus finanzas. Pueden hacer un curso, leer libros sobre inversiones o mirar videos que expliquen cómo actúan los intereses. Managing Money God’s Way de Bob Lotich es, por ejemplo, una buena lectura para guiar nuestras finanzas cristianas 6.

Dios nos da dinero por medio de nuestras vocaciones y es nuestro deber ser los mejores administradores posible para cuidar de nuestros hogares.

 

¿Necesitas saber más del tema? Te invito a que te comuniques con nosotros al 407 618 0212.

dinero


Shopping Basket

Póngase en contacto

Suscríbase a nuestro boletín