Blog

reconstruir un matrimonio

Cómo reconstruir un matrimonio durante una separación

Facebook
Twitter
LinkedIn

¿Es posible reconstruir un matrimonio si ha llegado a la instancia de separación? Cuando una pareja enfrenta una crisis, una de las salidas que en ocasiones encuentran es la separación. Muchos creen que, llegada esta circunstancia, la relación no volverá a su curso. Pero no tiene por qué ser así.

La separación puede ser un momento de crecimiento si los miembros están dispuestos a trabajar en su relación durante ese tiempo. Tomar distancia puede ser provechoso para tomar una nueva perspectiva de los sentimientos que cada uno tiene por el otro y llegar a resignificarlos.

La separación como camino para reconstruir un matrimonio

Dios nos llama a unirnos en matrimonio y dejar a nuestros padres a fin de formar una nueva familia. La unión de los dos miembros de la pareja es un lazo que no debe romperse. Ante esto, la idea de una separación asusta, pero es importante entender que no se trata de un divorcio definitivo o una nulidad.

Tal como lo explican estudios desde el derecho, la separación es una alternativa a las formas irremediables de interrupción del matrimonio. Muchas parejas recurren a esta figura como estrategia para definir el futuro de su relación.

Sobre esto, la psicóloga Patricia Maguet Levy explica que en momentos de crisis, puede ser un recurso para comenzar a reconstruir un matrimonio. Pero esto solo se logrará si los miembros toman ese tiempo para mejorar en los aspectos que los llevaron a tal situación. Según la especialista, puede ser útil para:

  • Lograr pensar con mayor claridad en momentos de hostilidad e intensidad emocional producto del conflicto.
  • Tomar perspectiva y trabajar el perdón hacia la otra persona.
  • Reconectar con uno mismo y redescubrir la propia identidad fuera de la relación.
  • Resolver cuestiones personales que estaban afectando la vida en pareja.

La separación suele ocurrir cuando uno de los dos miembros no está seguro de querer seguir adelante con la relación.  En ese caso, es un tiempo valioso para despejar dudas sobre la realidad de la pareja y definir el futuro que ambos quieren tener.

Me separé, ¿qué hago ahora?

Lo primero que debes tener en cuenta, tanto tú como tu pareja, es que la separación no solucionará el problema por sí sola. Es importante que ambos pacten normas y acuerdos sobre esta decisión que han tomado. Deberán sentarse juntos y planificar con cuidado:

  • Cuánto tiempo esperan tomarse, normalmente se recomiendan 6 meses.
  • Dónde se quedará cada uno (puede ser incluso en cuartos distintos en la misma casa).
  • Quién cuidará a los niños, si hubiera.
  • Qué intenciones tienen con este tiempo que se están tomando.
  • Definir qué momentos de reunión y comunicación tendrán dentro de esa separación.
  • Contemplar la idea de recibir la ayuda de un consejero matrimonial.

Tener presente que las crisis matrimoniales afectan a todo el círculo familiar es vital. Si hay hijos de por medio, hablen con ellos, de la misma manera con los familiares más allegados. Esto ayudará a que toda la familia pueda colaborar en este período de reconstrucción del lazo.

No cortar la comunicación

Cuando la separación tiene objetivos claros de reconstruir el matrimonio y evitar el divorcio, la comunicación será un puente. Para que los avances que los miembros hagan en la soledad sumen a restaurar la relación, es indispensable mantener el diálogo fluido.

Ten presente que según estudios sociológicos realizados en México, la mayoría de los matrimonios que recurren a la separación no terminan en divorcio. Sin embargo, el riesgo de que se prolongue por demasiado tiempo estará latente si no hay un verdadero compromiso con los objetivos propuestos.

La única manera de evitar que la separación se convierta en una situación indefinida es tener momentos de conexión, donde ambos trabajen en recuperar el vínculo. Expresar cómo se sienten durante el proceso y lo que extrañan del otro puede ser una manera de reparar la unión.

Involucrar solo personas que sumen y no resten

Cuando la pareja enfrenta una crisis, es normal que amistades y familiares quieran intervenir. En la mayoría de los casos será con buenas intenciones. Sin embargo, lo importante es que los miembros de la pareja tomen sus propias decisiones sin sentirse influenciados o presionados por el entorno.

En este proceso, es primordial que sepan quiénes son los intermediarios que pueden sumar a la resolución del conflicto. Involucrar personas del pasado o que no tuvieron demasiado contacto con la pareja el último tiempo podría ser causa de mayor irritabilidad en la pareja.

Un importante estudio realizado en España por el Programa de Mediación Familiar de la UNAF, expresa la importancia de contar con intermediarios en los conflictos matrimoniales. La presencia de especialistas en terapia de pareja y consejería será el nexo entre los intereses de ambos y la conformación de acuerdos sanos.

Según este estudio, las principales causas de conflicto en la pareja son la falta de comunicación, las diferencias en las concepciones sobre la vida y la falta de demostraciones de afecto. Un consejero matrimonial podrá guiar a la pareja en sanar estos eslabones para restaurar el matrimonio.

Restaurar la confianza

Durante el proceso de reconstrucción del matrimonio es indispensable mantener la confianza entre ambos. Cumplir con los acuerdos que se hicieron sobre la separación será clave para que no se dañe más el vínculo. En este tiempo, trabajar en la confianza es una pieza clave.

Ambos deben ser plenamente conscientes de que la responsabilidad es compartida. Reconocer los errores que cada uno cometió, pedir perdón y personar al otro son pequeños pasos que llevarán por buen camino. Aprovecha para volver a forjar una confianza sólida con tu pareja desde el respeto y la comprensión.

Es posible reconstruir un matrimonio cristiano durante una separación si ambos ponen de su parte. Este período les ayudará a ver con mejor claridad la situación en la que están y trabajar en sanar lo que esté funcionando mal. Si quieres contar con la ayuda de profesionales para la guía y orientación durante la separación, no dudes en llamar al 407 618 0212.


Shopping Basket

Póngase en contacto

Suscríbase a nuestro boletín