Blog

4 beneficios importantes de la meditación cristiana

Facebook
Twitter
LinkedIn

Como padres, estamos en el deber de conducir a nuestros hijos a explorar más en ellos mismos; en conocerse, indagar su interior y no dejar que los malos pensamientos se apoderen de ellos. Es aquí cuando la meditación cristiana o el Mindfulness cristiano pueden marcar una diferencia más que considerable en la vida de tu hijo(a).

Y es que, nuestra infancia marca quiénes somos de una forma impresionante; porque los niños son sumamente sensibles a los estímulos a los que son expuestos. Un niño/una niña no reaccionará de la misma manera que un adulto al tener miedo, rabia o impotencia; porque su experiencia limitada y vulnerabilidad jugará en su contra, como es evidente.

Es algo similar a lo que ocurre cuando los niños son expuestos a situaciones estresantes. Por más que queramos desestimar los factores que les pueden generar estrés, estos para los niños no son menos graves, porque su dolor es real y su tristeza también lo es.

¿Qué es la meditación cristiana o conciencia plena?

El Mindfulness Cristiano o conciencia plena, se trata de una técnica empleada para la reducción de la ansiedad y el estrés; y tambien para tener una experiencia con Dios donde él nos habla a través de su Palabra y nosotros hablamos con él a través de la oración.

Se ha comprobado que los entrenamientos de meditación cristiana son capaces de potenciar la atención y mejorar el autocontrol emocional. En los niños este genera cambios importantes en la autorregulación, logrando que estén más conectados a sus sentimientos.

Hay una gran diferencia entre el Mindfulness Bubista y el Mindfulness Cristiano. Y en el post anterior hablamos al respecto. En el Mindfulness Budista tú vacías tu mente para convertirte en tu propio dios, y en el Mindfulness Cristiano llenas tu mente de Dios, tu creador.

La meditación cristiana nos brinda una serie de posibilidades que mientras a menor edad comiencen a estar expuestos, más podrán intensificarse. Se estima que desde los 3 o 4 años los niños pueden practicar juegos relacionados con el mindfulness; y que, a medida que vayan creciendo, los ejercicios podrán intensificarse.

4 beneficios del Mindfulness Cristiano

Los beneficios del Mindfulness son bastante amplios, y, sobre todo, notorios porque abarcan tanto la salud física como mental de los niños. Algunos de los más resaltantes son:

Genera un mayor nivel de compasión

Los niños que practican Mindfulness Cristiano están más conectados con la capacidad de empatizar con el resto. Ellos pueden identificar cómo se sienten y qué es lo que provoca esos sentimientos. Por lo tanto, también pueden identificar estos factores en quienes les rodean. Ellos, además, son capaces de ser más amables con el resto de las personas y consigo mismos; porque están en un proceso constante de descubrimiento y aceptación.

Incentiva el interés por el mundo

Con el Mindfulness Cristiano se aprende que todas las cosas de este mundo son creadas por Dios y están conectadas entre sí; y que, por ende, estudiar el mundo creado por Dios es interesante. Los niños verán su curiosidad motivada por esta práctica y es algo que ganará su atención. Asimismo, podrán ser más receptivos y confiados con respecto al mundo en el que viven.

Aumenta el poder de concentración

Si tu hijo(a) tiene problemas de concentración, el Mindfulness Cristiano puede ir acabando con este problema de una manera progresiva; porque este se enfoca en la concentración en el presente, en el ahora. Basándose en sus enseñanzas, los niños son más capaces de enfocar su atención en objetivos específicos.

Ayuda a canalizar sus emociones

Tampoco debes olvidar que este ayudará al niño o a la niña a canalizar sus emociones y comprender por qué las está sintiendo. Cuando un niño/una niña no puede entender lo que siente o lo que le duele, es indudablemente una fuente de estrés grave. No obstante, ese es el poder del Mindfulness Cristiano; el auxiliarles y enseñarles a diario cómo todo en la vida termina siendo cuestión de perspectiva.

Consejos que necesitas conocer para practicar la meditación cristiana

Enseñar el Mindfulness o meditación cristiana a tu hijo(a) será una travesía que necesitarás emprender con la mente abierta y mucha paciencia. Si le dices a un niño/una niña “vamos a meditar”, no esperes que sea la idea más atractiva para este(a). Así que, quiero darte algunos consejos interesantes antes de que comiences con la introducción a este mundo.

No todos los niños aprenden a un mismo ritmo

Desde los 3 años se recomienda introducir a los niños en la práctica del Mindfulness Cristiano; esto ya que los niños a esta edad están más propensos a absorber información y consideran divertido prácticamente todo. Esto se evidencia cuando observas cómo algunos adolescentes o adultos se resisten a la idea de la meditación; porque es algo que no ha sido cultivado en ellos desde pequeños.

Sin embargo, recuerda también que los ejercicios dependerán mucho de la edad del niño/la niña; y que los juegos con los que este se aplicará necesitan adaptarse a sus gustos y capacidades.

Será una enseñanza para ti también

Una de las primeras condiciones del Mindfulness Cristiano es que no puedes pedirle a tu hijo(a) que haga un ejercicio que tú no hayas experimentado por ti mismo(a) primero. Siguiendo este principio, estarás dando un ejemplo a tus hijos, y, al ser su mayor modelo para seguir, se sentirán animados a seguirte.

Solo experimentando por ti mismo(a) los ejercicios podrás determinar si es demasiado para la capacidad de tu hijo(a) o no.

Edúcate sobre el tema

Los padres que apenas están conociendo sobre los beneficios de la meditación cristiana necesitan sí o sí instruirse sobre el tema de una manera más profunda. Este ha ganado mucha popularidad en los últimos años, así que las fuentes académicas abundan sobre el mismo.

Recuerda que no puedes enseñar nada a tu hijo(a) que tú no sepas; por lo que será contraproducente arriesgarse a esta clase de lecciones sin una base que te respalde.

Una guía que te podrá ayudar

Conozco lo confusos que pueden ser los primeros pasos en el Mindfulness Cristiano y cómo este se puede conectar con la reducción del estrés en tu hijo(a). Pero, es más simple de lo que puedes imaginar, siempre y cuando aprendas la filosofía detrás de este.

De este modo, quiero presentarte mi guía que estamos preparando y estará disponible proximamente “¿Cómo ayudo a mi hijo(a) a manejar el estrés?: Consejos y lecciones del Mindfulness”. Esta es una recopilación de recomendaciones, experiencias y ejercicios con los que cualquier padre o madre podrá sentirse identificado(a).

Mi intención es dar un vistazo a todo el potencial que tiene la mente de tu hijo(a) si lo/la guías sobre cómo concentrarse en el presente; en el ahora y en todo lo que es capaz de lograr si se lo propone.


Shopping Basket