Blog

Terapia para niños con ansiedad: una guía a tener en cuenta

Facebook
Twitter
LinkedIn

La terapia para niños con ansiedad se puede tratar de distintas maneras, en este artículo te lo contaré, la metodología que se utilice depende de cada caso.

Miedos normales del desarrollo Por otro lado, hay miedos normales a lo largo del desarrollo del niño, como por ejemplo, el miedo a los extraños, a la oscuridad, a quedarse sólo, e inclusive a la muerte alrededor de los 8 o 9 años, miedo a algunos animales o sonidos…etc.

 

Tipos de terapia para la ansiedad

La terapia para niños con ansiedad es variada, tal como te mostraré a continuación.

Terapia cognitivo conductual

Muchos niños y adolescentes sufren de trastornos de ansiedad. Los niños y adolescentes con trastornos de ansiedad tienen más probabilidades de tener problemas con las amistades, la vida familiar y la escuela. El tratamiento de niños y adolescentes con trastornos de ansiedad puede ayudar a prevenir que desarrollen problemas de salud mental o abuso de drogas y alcohol más adelante en la vida. Las terapias de conversación, como la terapia cognitiva conductual (CBT, por sus siglas en inglés), pueden ayudar a los niños y adolescentes a lidiar con la ansiedad mediante el uso de nuevas formas de pensar. Muchos padres e hijos prefieren probar la terapia de conversación en lugar de medicamentos como los antidepresivos.

 

En este artículo te hablo de la ansiedad de los niños en la escuela.

Terapia para el manejo de la ansiedad

Estas terapias les puede ayudar:

Enseñar con el ejemplo

Una forma en que los niños aprenden a relajarse es observando cómo los adultos que los rodean manejan el estrés. La próxima vez que se sienta abrumado, dile a su hijo algo como: «Tengo mucho que hacer hoy. Voy a estirarme un poco para sentirme mejor» o invítelo a hacerlo contigo.

Hacer ejercicios de respiración

La terapia para niños con ansiedad incluye que hagas ejercicios de respiración.

Los ejercicios de respiración pueden detener los ataques de pánico y son fáciles de enseñar a los niños. He aquí un ejercicio de respiración: cierra los ojos. Coloque sus manos sobre su estómago. Inhala por la nariz durante tres segundos y siente cómo se levantan las manos. Exhala durante tres segundos y siente cómo se te caen las manos. Repita cuatro veces.

Apretar una pelota antiestrés

El estrés provoca tensión en el cuerpo. Sostener o apretar algo puede ayudar a liberar esta tensión. Una pelota antiestrés es la herramienta ideal para este propósito. También se puede usar para exprimir plastilina o abrazar a un animal de peluche. Este tipo de actividad física también puede ayudar a los niños a desviar su atención de las cosas que les preocupan.

Moverse

La terapia para niños con ansiedad incluye una que sé que les gusta mucho, que se muevan.

El ejercicio es una excelente forma de canalizar tu energía. Además, libera sustancias presentes en el cerebro llamadas endorfinas que mejoran el estado de ánimo. Puede alentar a su hijo a saltar 10 veces, correr durante unos minutos o cualquier otra cosa que funcione para él.

Imaginar un lugar favorito

Esta tecnología puede ser una válvula de alivio para calmar. Dile a tu hijo que cierre los ojos e imagine un sitio que le guste, como la playa. Deje que piense la manera en que se ve, los sonidos que escucha, como huelen y se sienten. Deja que se concentre en detalles como el sonido de la playa, las olas, la sensación de la arena mojada y el olor de la brisa marina.

Escuchar música

La terapia para niños con ansiedad incluye que coloques música.

La música puede ayudar a aliviar la tensión. Puedes bailar o escuchar canciones con tus hijos. Escuche canciones relajantes o baile con videos gratuitos, según el estado de ánimo de su hijo.

Practicar la atención plena y las afirmaciones

Mindfulness (también conocido como mindfulness) es el acto voluntario de prestar atención a lo que está sucediendo en el momento de ahora. Para ello, la persona se concentra en algo durante unos minutos. Por ejemplo, respiración, sonidos, imágenes, olores en el ambiente. Esta práctica calma la mente. Otra forma de reducir los pensamientos negativos es repetir mentalmente las afirmaciones positivas. Deje que su hijo proponga frases de empoderamiento. «Yo puedo» y «Soy fuerte» son buenas opciones.

Terapia de aceptación y compromiso

La terapia para niños con ansiedad trabaja la aceptación y compromiso, te explico de qué se trata.

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) es una psicoterapia experiencial, conductual y cognitiva basada en el lenguaje y la teoría del marco relacional de la condición humana. Esta es una terapia novedosa que ha demostrado su eficacia para una amplia gama de trastornos psicológicos, cuyo elemento central es el trastorno por evitación. Se diferencia de otras psicoterapias en que está orientada hacia la clarificación de los valores personales, en lugar de centrarse únicamente en el alivio de los síntomas.

No es solo para niños o adolescentes que han sido etiquetados como TDAH, trastorno de evitación experiencial, superdotados, trastorno de ansiedad, trastorno de oposición desafiante, discapacidad social u otros tipos de trastornos del comportamiento. Sirve para cualquier etapa problemática por la que pasa un niño y un padre no sabe cómo ayudarlo. Por ejemplo, pueden ser trastornos de ansiedad, fobias sociales, consecuencias de abuso, abandono, casos de conducta desafiante, miedos, fobias, problemas escolares, apego excesivo, apatía, estrés, depresión o cualquier situación en la que se considere necesaria una intervención psicológica. .

ACT pertenece a la «tercera generación de terapias», basada en evidencia empírica, y es la más completa de estas terapias. Significa un cambio en la percepción de la salud mental, afrontándola con naturalidad y aceptando que el dolor y el placer de vivir son dos caras de una misma moneda.

Buscando la felicidad

La terapia para niños con ansiedad sirve si buscas la felicidad.

Vivimos en una época que es caldo de cultivo para un aumento masivo de conductas problemáticas entre niños y adolescentes. También se debe considerar que la niñez y la adolescencia son períodos difíciles de crecimiento y transición entre etapas llenas de cambios físicos, sexuales, sociales y psicológicos.

Automáticamente, la sociedad impone la búsqueda del placer y la felicidad sin darse cuenta de que las emociones humanas son complejas y diferentes. Aquellas emociones negativas como el dolor, la tristeza o la ira son rechazadas sin intentar comprender su causa ni aceptar su normalidad. Esta regla hace que el niño, niña o adolescente busque constantemente pensamientos, emociones o recuerdos positivos y trate de controlar los negativos, es decir, “controlar lo incontrolable”.

Este patrón de «evitación experiencial» subyace a muchos de los comportamientos rígidos que conducen a los problemas cotidianos. Los niños no quieren lidiar con emociones molestas o pensamientos negativos.

Si quieres trabajar la ansiedad con tu niño, puedes pedir apoyo profesional con nosotros, mi persona y el equipo con el que trabajo tenemos la capacidad para ayudarte.

 


Shopping Basket