Blog

Claves para conseguir cambios reales en el 2021 – Parte II

Facebook
Twitter
LinkedIn

Continuando con el post anterior, en el que hablamos sobre lo que implica el proceso del cambio en el ser humano, hoy quiero mostrarte los siguientes pasos en el proceso que se recomienda llevar a cabo para conseguir cambios reales y duraderos.

Proceso #3: Planear antes de dar el primer paso

 

¿Qué quiere decir esto? Significa que se recomienda planificar cómo se va a realizar el cambio. La mayoría de las personas planifican poco o nada antes de embarcarse en un esfuerzo de cambio y, en consecuencia, no logran sus objetivos. Parte de la planificación consiste en perfeccionar los objetivos.

 

No seas demasiado ambicioso(a) al planificar tus objetivos a corto plazo, pues así evitarás llegar al fracaso.  Creer en tu capacidad para cambiar y actuar de acuerdo con esa creencia aumenta la probabilidad de que tengas éxito.

 

Conviértete en un «detective conductual» sobre los factores desencadenantes que detonan tu comportamiento negativo. Al evaluar los desencadenantes, lograrás identificarlos, y, esto, te permitirá abordarlos de forma más específica, real y efectiva. De esta manera, progresarás en tu camino al cambio.

 

Desarrolla la autoconciencia, pues también es un catalizador de cambio vital. Conocerte a ti mismo te permite identificar tus problemas o debilidades. Cuando conoces tus áreas de crecimiento y fortalezas, puedes estar preparado(a) para afrontar cualquier obstáculo que se atraviese en tu camino.

 

Albert Einstein dijo una vez: «Ningún problema puede resolverse desde el mismo nivel de conciencia que lo creó». Necesitamos elevar el diálogo, el autoconocimiento y la conciencia, antes de modificar nuestro comportamiento. Esto es clave para lograr el cambio.

 

Organiza un «equipo de apoyo» para reforzar tus esfuerzos. Contar con personas que te apoyen y motiven es muy importante, pues en algunos momentos puedes sentirte desmotivado(a), agobiado(a), con la necesidad de tener un impulso para seguir adelante. Tu equipo de apoyo estará allí para darte la motivación que necesites.

 

 

Desarrolla y escribe tu plan de acción.  Ponlo en un lugar en donde lo puedas ver con facilidad y con frecuencia, para así mantenerlo en primer lugar en tu mente. Cada detalle cuenta, y, visualizar tu plan de acción te ayudará reforzarlo y a motivarte para lograr el cambio. Varios estudios comprueban que cuando los objetivos son claros y se escriben, se alcanzan con mucha más facilidad.

 

Comienza con “pasos de bebé”. Así como los bebés logran aprender a caminar dando sus pequeños pasos, alcanzando pequeños objetivos, así también son los procesos de cambio en la vida del ser humano. Paso a paso, con pequeños avances, lograrás alcanzar progresos en el camino hacia lograr la meta.

 

A medida que avanzas, no te preocupes si no te sientes completamente motivado(a) a cambiar. Es algo normal y natural. Todos pasamos por esto. Pero, tengo buenas noticias para ti. A medida que vayas logrando algunos de los cambios que deseas realizar, el éxito de alcanzar esos cambios aumentará tu motivación.

 

Proceso #4: Acción

 

Tu preparación y planificación están completas. Ahora, comienza el trabajo real de cambio descartando tus comportamientos negativos y alterando tu vida para bien.

 

Recompensarse a sí mismo(a) es un catalizador de cambio en esta etapa. Date un capricho, como ir a una salida nocturna, comer algo que te guste, hacer una actividad que disfrutes, cuando hagas algo bien o evites repetir un mal hábito. ¡Te lo mereces!

 

Establece un «contrato de contingencia» que describe cómo tu equipo de apoyo trabajará contigo y todos tus «comportamientos objetivos». Recuerda, ellos están ahí para apoyarte. Acude a ellos cada vez que necesites motivacion y ayuda.

 

Felicítate por cualquier éxito. Cada logro es importante, por muy pequeño e insignificante que parezca. Celebra tus pequeñas victorias.

 

No te castigues si te resbalas y fallas. Levántate y sigue caminando hacia tu meta. Todos en la vida fracasamos y fallamos en algún momento. El pretendiente que no fracasarás en tus intentos de cambio es vivir dando la espalda a la realidad.

 

Controla tu entorno y presta atención a la compañía que mantienes. Recuerda que las personas que nos acompañan ejercen en nosotros influencia para bien o para mal. Escoge bien a tus amigos y apártate de aquellos que se conviertan en un obstáculo para alcanzar tu meta.

Si alguna persona es un obstáculo e impide el progreso de tu cambio, evítela. Necesitas rodearte de personas que te motiven a cambiar y que te ayuden en el camino a lograr tu meta de conseguir cambios reales .

 

No cedas el paso a «culparte a ti mismo(a) oa minimizar las amenazas y las ilusiones». Son elementos que no te ayudarán a conseguir la motivación que necesitas para lograr tu meta conseguir cambios reales.

Proceso #5: Maneja las recaídas que tengas

 

Para permanecer en el camino hacia el cambio, mantente enfocado(a) incluso si sufres un desliz ocasional, y evita los «desencadenantes de alto riesgo «. Es decir, cualquier cosa asociada con tu comportamiento negativo. Los desencadenantes son estímulos que te hacen deslizar y participar en un comportamiento que estás tratando de dejar atrás. Por ejemplo, si quieres dejar de beber, no vayas al bar o ambientes que favorezcan el consumo de alcohol para pasar el rato con tus compañeros de trabajo después de la jornada laboral.

 

A menudo, las personas que luchan contra el comportamiento dañino sienten deseos casi incontrolables de repetir sus acciones problemáticas. Somos humanos y no somos perfectos. Pero, en Dios podemos encontrar la fortaleza para enfrentar esos impulsos, y, podemos ayudarnos respirando lentamente y con fuerza. Se ha demostrado que esta es una buena técnica para dispersar los pensamientos problemáticos y enfocarnos en pensamientos favorables.

 

Participa en un diálogo interno positivo, recordándote a ti mismo(a) que no eres un(a) niño(a) y que no necesitas ceder automáticamente ante la tentación.

 

No cedas ante el pensamiento destructivo. Por ejemplo, si alguien que intenta dejar el alcohol toma un trago, nunca debería pensar: «Más vale que vaya y me emborrache, total, ya caí otra vez en el error». Eres humano y, por tanto, no perfecto. Lo que cuenta más que el desliz es tu valiente respuesta de levantarte y seguir adelante.

 

Mantente optimista sobre tu progreso a largo plazo.

 

Proceso #6 Mantener los cambios reales

 

En esta etapa, la perseverancia y la autoeficacia son vitales. Si tu motivación flaquea, sigue adelante independientemente de lo que haya sucedido. Dios te dará la fortaleza.

 

No asumas nuevos desafíos, al menos por un tiempo, para que puedas seguir avanzando hacia tus objetivos inmediatos.

 

Visualiza tu futuro exitoso. Continúa haciendo «lo saludable» de tu comportamiento dañino. En este punto, debe tener un fuerte sentido de confianza en su capacidad para mantener los cambios que ha realizado. Has logrado un gran avance, confía en aquello que has logrado.

 

«Los cambios reales son un maratón, no una carrera de 100 yardas». Nadie dice que es fácil, es un camino largo y progresivo, pero en Dios encontrarás la fuerza para lograrlo, y al auto-conocerte y conocer el problema, alcanzar la fuerza para continuar en la carrera hacia tu meta. La trayectoria desde el punto en el que estás ahora (status quo) hacia el punto a donde quieres llegar, no es un recorrido fácil; Es incierto, riesgoso y desalentador. Solo los que se arriesgan a transitar por el proceso de cambio lo logran.

 

Si bien algunos problemas de comportamiento realmente terminan, otros durarán, como un atracador acechando a la vuelta de la esquina, esperando atacar. Para enfrentar estos problemas, debes perseverar en mantener hábitos saludables, a menudo por el resto de tu vida. Establece un estilo de vida productiva, que trabaja directamente en contra de tu comportamiento problemático y que sea incompatible con él.

 

Este proceso para lograr cambios reales te ayudará a tener un panorama más amplio del problema, de lo que puedes hacer para solucionarlo, del sistema de apoyo con el que podrás contar al momento de hacerlo. Cada paso es importante. Cada paso te llevará más cerca de la meta de conseguir cambios reales.

 

¿Conoces alguna otra forma de lograr los cambios reales? ¿De qué otra manera ha conseguido la fortaleza para lograrlo? ¿Qué versículo de la Biblia te da fortaleza y motivación cuando te sientes desanimado(a)? Te recordamos a compartir con nosotros las respuestas en la sección de comentarios. Dios te bendiga.


Shopping Basket