Blog

Cómo hablarle de Dios a los niños

Facebook
Twitter
LinkedIn

Aprende cómo hablarle de Dios a los niños, estos son unos consejos prácticos para que aclares sus dudas cuando te pregunten.

¿Por qué es importante hablarle de Dios a los niños?

Es importante llevar a nuestros hijos a una relación real con Dios, una amistad real, dándoles una base sólida para crecer con los principios de amor, compasión y honestidad en sus corazones.

Esta tarea solo se puede lograr si los padres se involucran y muestran a los niños un modelo de oración, búsqueda y lectura de la palabra, porque no olvidemos que los niños que aprenden a orar desde pequeños pueden desarrollar vidas de poder y oración más efectivas.

 

¿Cómo hablarle de Dios a los niños?

Aprende ahora cómo hablarle de Dios a los niños con estos consejos que he preparado para que te sea sencillo conseguirlo:

Un lenguaje sencillo

Es bueno que al hablarle de Dios a los niños, le muestres lo que hay alrededor, el cielo, la naturaleza, animales, etc.

Podemos decirles a nuestros hijos que Dios es como alguien que enciende una antorcha en la oscuridad y luego se sienta con nosotros hasta que nos dormimos. De esa manera, pueden entender que estamos ahí para usted todo el tiempo.

Más allá del compañerismo, es importante que los niños sepan que Dios siempre está buscando protegernos. Podemos decirles que Dios es como uno de esos señores que paran los autos para que podamos cruzar la calle con seguridad.

Si quieres jugar y fomentar valores, en este artículo te lo contamos.

 

Explicarles la naturaleza de Dios

Le puedes explicar que el espíritu se puede comunicar con nosotros de muchos modos diferentes, como con sentimientos de calidez o alivio, ideas claras, sensación de paz, etc.

Perdonar a alguien quiere decir dejar de estar enojado y nunca dejar de confiar en él o ella. No importa lo que hagamos, Dios registrará todas las cosas malas que hayamos hecho y luego las borrará. Confíe en nosotros completamente de nuevo.

Pide a los niños que miren las estrellas y explica que Dios las hizo; ve a tu mascota y piensa que Dios la hizo; mira en el espejo y aprende que Dios la hizo. Dios es un creador y se toma su tiempo para crear cosas hermosas.

Estar cerca de nuestro padre nos inspira a ser mejores cada día. Dios es como un maestro que nos ayuda a descubrir en qué somos buenos y a mejorar.

 

Compartir experiencias personales

¿Qué pasa cuando te olvidas de cerrar el grifo del agua? Nunca se detiene. Llena el lavabo y cae al suelo. Explique a los niños que el amor de Dios funciona así: nunca se detiene.

Para que sepas cómo hablarle de Dios a los niños, hazlo desde el corazón, desde el amor y sencillo, tenemos la fortuna de tenerlo a Él en todos lados. Si quieres ayuda en este proceso o cualquier necesidad, no dudes en contactarnos, el doctor Duany y su equipo están disponibles para ayudarte.

 

 

 

 


Shopping Basket

Póngase en contacto

Suscríbase a nuestro boletín