Blog

sexualidad en la navidad

3 SECRETOS PARA RECUPERAR TU SEXUALIDAD EN LA NAVIDAD

Facebook
Twitter
LinkedIn

La planificación y organización con las compras y preparativos, la moderación con ciertas comidas y la bebida, y sacar partido a los pequeños detalles que estas fiestas ofrecen son los ingredientes para recuperar tu sexualidad en la navidad.

Sexo es salud, y lo sabemos bien. Y no es solo una frase hecha, multitud de estudios relacionan tener una vida sexual satisfactoria y relaciones frecuentes con menor incidencia de enfermedades, mayor sensación subjetiva de calidad de vida y hasta telómeros más largos (sí, ese extremo de nuestros cromosomas que se ha convertido en, posiblemente, el mejor marcador de cómo están envejeciendo nuestras células y el mejor indicador de nuestra edad biológica real).

«Sorprendamos a la pareja con un momento a solas, sin tareas urgentes que hacer. Seguro que después todo se hace con mucho mejor ánimo».

Sexo en fiestas. ¿Una utopía? Tenemos la casa llena de gente, mil compras que hacer, mil cosas que preparar, niños hiper excitados con ilusión… y azúcar. Bueno, se dice que es de seres inteligentes tener la capacidad de convertir en oportunidades situaciones que en principio no parecen muy propicias. Seamos inteligentes pues, con el muy interesante objetivo de tener buen sexo también en Navidad. Estos son tres humildes consejos, o más bien varios consejos agrupados en tres epígrafes sencillos, para que nuestra vida sexual no se resienta en estas fiestas.

Planificación

Sí, sé que todos hacemos este voto al final de cada Navidad de cara a la siguiente y casi nunca lo conseguimos; pero si conseguimos tener nuestras compras navideñas y preparativos listos con cierta antelación, tendremos la posibilidad de encontrar momentos íntimos, para nosotros, aun en medio de las fiestas. ¿Te sientes con ganas de sexo tras pasar todo el día de un lado a otro, de atasco a centro comercial a otro atasco, haciendo compras de última hora en calles abarrotadas de gente? Evitemos esto en lo posible y sorprendamos a nuestra pareja con un momento a solas, sin tareas urgentes que hacer. Seguro que después todo se hace con mucho mejor ánimo y una sonrisa.

Moderación

Otra cosa que parece casi antagónica con la Navidad, ¿no? Aquí estamos recomendando moderación en la más típica época de excesos. Bueno, la recompensa de la que hablamos creo que bien merece ese pequeño esfuerzo. Moderarnos con la comida y la bebida quizás es el consejo más importante de todos los que os pueda ofrecer.

Alcohol

Esto no es nuevo, Shakespeare dijo ya hace unos cuantos siglos: «La bebida, señor, es un gran provocador de tres cosas: pintar la nariz, dormir y orinar. La lujuria, señor, provoca y no provoca; provoca el deseo, pero quita la actuación«. No podría estar más en lo cierto. Moderemos el alcohol, si queremos tener relaciones sexuales satisfactorias, plenas… y de las que nos acordemos al día siguiente.

Comida

Obviamente, si tenemos nuestra ‘tripa’ a punto de estallar, una digestión pesada, etc, la cosa se complica. Unos consejos más específicos sobre alimentos a evitar y que recomendamos son:

  • Quesoen exceso, sobre todo si no toleramos muy bien la
  • Picante. Las posibilidades de que acabemos con reflujo, mala digestión y frecuentes visitas al baño son altas, lo que está claro limita ir ‘a la cama’.
  • Habasjudíasy otros alimentos sospechosos habituales de causar flatulencia.
  • Exceso deajo o cebolla: no solo afectarán a nuestro aliento, sino que pueden hacer que nuestras secreciones corporales también tomen olor.
  • Dulcesprocesados y carbohidratos en exceso: el exceso de grasas trans y azúcares nos dejará inactivos, perezosos y somnolientos y con menor capacidad de llegar al  El pico de insulina que una carga de hidratos rápida provoca causará una bajada consecuente de glucosa en sangre con una sensación de modorra inevitable.
  • La sojapuede modificar de alguna manera nuestro ambiente hormonal afectando a nuestra libido.
  • El exceso de sal puede perjudicar el flujo sanguíneo a la zona genital, perjudicando la posibilidad de tener un orgasmo.

Aprovechar lo que la Navidad nos ofrece

  • Estas festividades, como hemos visto, tienen algunos matices que efectivamente no se llevan bien con una vida sexual activa, pero ¿y si miramos esos otros aspectos que pueden convertir la Navidad en el momento ideal para crear recuerdos sexuales que nos duren todo el año?
  • Luces tenues, la llama de una chimenea, música suave y que te pongas en el ‘estado anímico’ adecuado para el sexo, darle un cierto aire de elegancia y sofisticación, alimentos y bebidas afrodisiacas… La Navidad también nos brinda esto.
  • Nosotros generaremos el ambiente en nuestros hogares, hagamos que sea algo relajado, sofisticado y excitante.La música, al menos para este médico que os escribe, nunca debe faltar y es un actor fundamental en esto que buscamos. Si bien admiro la belleza y los recuerdos que nos evocan nuestros villancicos tradicionales, me permito recomendar versiones jazz o blues de los clásicos villancicos anglosajones.

Shopping Basket